Barcelona Vida

defensa de la vida y la familia, valores, sociedades intermedias

Correspondencia entre noviazgo y matrimonio: I Proyectos y realidades

with 2 comments


Hoy publico en este blog una primera parte de un texto que elaboré para tratar en el grupo de matrimonios de la parroquia de San Narciso, en Barcelona. En otras dos entradas posteriores, publicaré el resto.

 

“[…] Nada de esto os pase inadvertido si tenéis para Jesucristo la fe y el amor perfectos, que son el principio y la consumación de la vida. La fe es el principio, el amor, la consumación.[…]

(De la carta de San Ignacio de Antioquía a los Efesios, siglo I.

 

 

   A- De novios…

   El amor se puede sentir de muchas maneras. Yo lo viví como una vocación a una nueva y mejor vida. Caracteriza al noviazgo que es tiempo de conocer a la pareja, hacer planes y proyectos en común. Tiempo de esperanza y de ilusión, en que la fantasía también nos hace algunas jugadas. Todo se ve de otra manera (Incluso al ser amado, queda claro.) Se idealiza, se orienta hacia una situación utópica.

   Pero amar y creer es quizá lo más noble que podemos hacer los seres humanos. Por general, nuestros proyectos giran entorno a nosotros mismos y a nuestra familia, hasta el noviazgo. De repente, resulta que lo más importante para nosotros mismos no somos nosotros, que sobre nuestros proyectos y aun sobre nuestro futuro, se levanta otra persona, que viene a ser lo más importante de nuestra vida. Nos queremos dedicar a ella y a unos terceros, que son los hijos.

   Hacemos un necesario cambio de planteamientos y dedicaciones y nuestra vida se convierte en otra, para querer ser otra. El amor llena al alma de bien, al hombre de Creación y al tiempo de vida. Sentimos que nuestra vida se prolonga hacia la persona amada, se extiende a los hijos que recibamos, se expande en el tiempo, porque nos sentimos transmisores de la vida que nos dieron nuestros mayores. Alcanzamos lo más cercano a la eternidad que tenemos permitido.

Después, todo se ve de otra manera.

 

 B- Ya casados…

Ni las cualidades del cónyuge son las que suponíamos, ni en el fondo las nuestras lo son tampoco.

   Parte del proyecto no se ha cumplido, por causas que nos son ajenas en la mayoría de los casos, porque hemos hecho suposiciones erróneas, porque ha salido algo mejor, porque hemos descubierto que los gustos e inclinaciones del cónyuge no son los que parecían, o ante el infortunio, que todo puede llegar.

   El error más común ante esta situación es el de lamentarse, plantándonos ante un árbol que no nos deja ver el bosque. ¿No seremos como el pobre desdichado que buscaba oro y “sólo” encontró diamantes?.

   Si no nos falta lo primordial y vamos consiguiendo la parte importante de lo que habíamos pensado, nos falta sencillamente lo que nos sobra.

   Si vemos lo contrario, lo primero que podemos hacer es someterlo a revisión, priorizar las cosas. ¿Es primordial?¿No hemos conseguido otros objetivos que son más importantes/ necesarios?

   Cuando se echa en falta una concreción del proyecto, se ha de reconocer la posibilidad de replantearlo, adaptarlo a la situación y enriquecerla. Nos está llamando la oportunidad. ¡No la perdamos!

   Si falta la solvencia, ya sea de medios, ya de tiempo, es que el proyecto es ambicioso. Puede valer la pena, pero… ¿Puede valer la pena? Recapacitemos.

   Si no tenemos oportunidades o éstas nos son adversas, tendremos por recompensa una visión muy clara de lo que es importante y de lo que no lo es, soltaremos algunos lastres que pueden habernos pesado durante mucho tiempo.

   Pasarán los años y seguramente se den todas las circunstancias enumeradas. Y otras, que en mi falta de experiencia, no habré sabido prever. ¿Qué tendremos?

 

Un proyecto inicial enriquecido, porque:

-Ni falta, ni sobra ->Se ha concretado.

-Ha perdido egoísmo -> Es familia.

-Ha sabido tomar las oportunidades (Aunque sólo sean algunas) para adaptarse –>Se demuestra viable.

-Ha buscado caminos y se ha perdido, ha retomado el camino principal, lo recorre con seguridad-> Conoce el terreno. No puede perderse.

Luna.

Anuncios

Written by barcelonavida

junio 19, 2011 a 1:28 am

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. como siempre el matrimonio esta muy bien hasta que te casás.

    Julián

    junio 20, 2011 at 8:10 pm

  2. Julián: Si lees atentamente la entrada verás que no quiero decir eso, sino que los resultados pueden ser mejor que lo que se esperaba, porque hay medios y circunstancias que permiten estas mejoras. Si la vida misma parece estar orientada a formar al hombre, el matrimonio sigue también estas características de lo que llamamos “ley de vida”.

    Luna

    junio 21, 2011 at 9:23 am


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: