Barcelona Vida

defensa de la vida y la familia, valores, sociedades intermedias

¿Son Barcelona y Nueva York como Sodoma y Gomorra?

with 4 comments


Carlos Palos.El evangelio de hoy, martes 28 de junio, nos habla de la destrucción de Sodoma y Gomorra. La prensa del día, en cambio, comenta el triunfo de los gays en Nueva York. Anteriormente el Señor le había comunicado a Abraham que si encontraba 50 justos no destruiría la ciudad, número que se fue reduciendo, es decir, en un curioso diálogo de Dios con Abraham, una especie de regateo, el Señor se compromete a no lanzar azufre sobre la ciudad si los justos son por lo menos veinte. No ocurrió así, y las dos ciudades, finalmente, fueron destruidas. Tremendo mensaje.

¿Destruiría el Señor en la actualidad la ciudad de Barcelona? Pienso que no, pues aquí el número de justos, de los que le aman, de los que lloran sus pecados y se confiesan, de quienes están implicados hasta las cejas en la propagación del Reino es muy superior a 20, a 50 o a 100. Lo mismo ocurriría en una ciudad como Nueva York.

¿Ha modificado el Señor su discurso respecto al Antiguo Testamento? Pienso que sí y que no.

1. , ha modificado el discurso porque nos ha enviado a Jesús que carga sobre sus espaldas carretadas de pecados malolientes, al tiempo que limpia a los propietarios de esos pecados, es decir, todos nosotros si nos dejamos.

2. No ha modificado su discurso porque quienes se cierran a su amor mueren, víctimas de enfermedades infecciosas y víctimas de su egoísmo. Asistimos a una muerte rápida de una entera sociedad que por desvincular el sexo de la procreación se ha vuelto cicatera hacia la vida, cuando no abiertamente contraria. El divorcio y el aborto, el alcohol y la droga se unen a un cuadro tétrico, que nos acerca a las antiguas Sodoma y Gomorra.

Con todo, soy muy optimista, aunque no lo parezca, pues los justos, aunque pocos, son de gran calidad, y el Señor está empeñado hasta las cejas en darle la vuelta a la situación.

Anuncios

Written by barcelonavida

junio 28, 2011 a 11:27 am

4 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Cada cual elige el camino que más desea, pero sería deseable que nos aficionáramos a elegir esos caminos un tanto más estrechos que llevan a la vida.

    José González

    junio 28, 2011 at 1:32 pm

  2. Efectivamente, los bicharracos de carnaval con coturnos que ilustran en modo colorista esta entrada son muy llamativos. Lo mismo sucede con los que podemos ver por la calle. Quizá nos llamen la atención por lo novedoso, quizá porque no son realmente normales. No fijemos en ellos la mirada sin ver otros personajes muy llamativos, que encontramos a diario: El ytrabajador entregado a su quehacer, los padres de familia que llevan con amor a sus hijos, el cariño que éstos le profesan. Encontramos cosas que nos pondrían los ojos como naranjas, porque representan santidad. Y debemos recordarlas.
    Aquél mendigo que se agachó a recoger el monedero que se le caía a una viejecita que salía de jugar a las máquinas, el hombre que casi se cae a la vía para evitar que lo hiciera un niño de un año, los “Jóvenes de San José”, que renuncian a sus días festivos y destinan lo que gastarían en cervezas a dar de comer a los pobres en la calle…
    Dios lo ve todo. Nunca sabremos cuánto bien está trayéndonos esta santidad, pero deberíamos dejarnos ganar por el ejemplo, para formar parte de este caudal.
    Recemos para que los otros se adhieran un día a la corriente del bien heroico, lo que sucederá cuando Dios quiera.

    Luna

    junio 28, 2011 at 10:43 pm

  3. Fenomenal comentario. Ahi está el futuro de Cataluña y de cualquier otro territorio que se precie: valorar y ensalzar, apoyar el trabajo bien hecho, las insiticiones básicas de la sociedad, la vida, la familia y la solidaridad, la sociedad civil por encima de infumables partidos políticos

    carlos palos

    junio 29, 2011 at 11:30 am

  4. Valorar. Exacto, has dado con la palabra clave. Tendremos en esta vida todos los ejemplos, pero también la libertad para escoger los que merecen seguirse. El buen uso de la libertad nos promete un buen futuro para la patria, la región y nuestras familias, para nosotros mismos y la humanidad.

    Deduzco que la corrupción de Sodoma y Gomorra llevó a sus habitantes a tal estado de estupidez, que se dejaban arrastrar hacia actos inmorales por indolencia y gregarismo. Nuestro logro ha de ser evitar que suceda lo mismo en el mundo de hoy, pese a que pretenda reproducir aquella situación.

    Luna

    junio 29, 2011 at 7:35 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: