Barcelona Vida

defensa de la vida y la familia, valores, sociedades intermedias

Dios te salve, María.Amor, Raíz, Puerta

with 12 comments


 

 

¿Recordáis aquel hermoso himno mariano?

SALVE, MADRE, EN LA TIERRA DE TUS AMORES

Salve, Madre,
en la tierra de tus amores
te saludan los cantos
que alza el amor.
Reina de nuestras almas,
flor de las flores,
muestra aquí
de tu gloria los resplandores,
que en el cielo tan sólo
te aman mejor.

Virgen Santa, Virgen pura,
vida, esperanza y dulzura
del alma que en ti confía,
Madre de Dios, Madre mía,
mientras mi vida alentare,
todo mi amor para ti,
mas si mi amor te olvidare,
Madre mía, Madre mía,
aunque mi amor te olvidare
no te olvides,Madre mía, de mí.

Es el himno del Congreso mariano hispano-americano de 1922.

Más tarde, en una reinterpretación teológica, supusieron que no era correcto que la Virgen mostrase predilección por ninguna tierra, cambiando el “tus” por el “mis” amores. Creo que María Santísima quiere a todas por igual, pero que este canto no muestra predilección de ningún tipo, sino amor a un lugar concreto y que está probado desde su aparición en el Pilar de Zaragoza  hasta nuestros días, pero voy a dejar este tema, porque no es el principal de esta entrada.

Hoy me he acordado del día en que contraje matrimonio. ¿Por qué, si fue un ocho de enero. ? Pues porque lo contraje a los pies de la Inmaculada, en la Parroquia de la Concepción de Barcelona, porque he ido allí a celebrar la Patrona de españa y oficiaba el sacerdote que nos casó.

La costumbre dice que el ramo se tira de espaldas y que quien lo coja, bla, bla, bla… Nosotros no lo hicimos así. Había hecho la promesa de entregárselo a la Inmaculada y lo pusimos junto a esta imagen, con el himno que encabeza este texto en la memoria. Le pedimos que nos alcanzara siempre su rectitud de intenciones, su amor infinito y su atención por la familia, pero sobre todo, que si llegáramos a olvidarla en algún momento, jamás se olvidara Ella de nosotros.

¿Cómo no lo voy a recordar? Años más tarde, recibí un enorme favor suyo y de Juan Pablo II, cuando ya había fallecido.

Lo siento, no he podido omitir esta mención, aunque quería hablar sobre Ella y no sobre mí.

Por María encontramos el significado auténtico de la libertad humana, por su afirmación ante el Ángel del Señor, podemos ver la importancia de nuestros actos y preguntarnos sobre el misterio que radica entre la obediencia y el albedrío. Afirman los teólogos que el Don de la Inmaculada Concepción tiene tres razones y causas:

-Mostrarnos el plan de salvación de Dios y cómo es preciso colaborar a él,

-indicar la necesidad de combatir el pecado y alejarnos del mal,

-ser digna Morada de Jesucristo.

A su vez, es una muestra de cómo se pude usar de este don de la libertad, de que el amor de Dios es grande y puro, por lo que grande y puro puede ser nuestro amor a Él, de que podríamos llegar a su Divina Presencia limpios de toda culpa. ¿Toda? Pero no está el pecado original? No, para los que hemos recibido el Sacramento del Bautismo, si sabemos guardar la limpieza que da a nuestras almas.

 Tanta es la Grandeza de María, que no puede hacer otra cosa que proclamarla en el Magnificat. “El Señor ha hecho en mí maravillas”, añadiendo: “Porque ha mirado la humillación de su Esclava”.En su Pureza no cabía la soberbia, pero ha de reconocer que “todas las generaciones  le llamarán Bienaventurada”. María ama la verdad y no la puede esconder, imagino una ruborización ante su prima Santa Isabel cuando le dijo aquello, pero supo que habia de hacerlo.

Co-redentora de la humanidad.

Nunca llegaríamos a enumerar las maravillas que obró el Señor en su Madre. Miremos las Letanías y la encontraremos admirable por muchos aspectos, pero allí no están todos, porque no somos capaces de abarcarlos.

María tuvo un papel de suma importancia en la Redención del Mesías:

1- Por este “Sí”, con el que altera la historia del mundo. Es increíble, paráos a pensar. Está desposada con San José, pero aún no lo “conoce”, porque la costumbre judía marcaba un tiempo entre esponsales y consumación del matrimonio. Por preservar su Pureza, sería lógico que hubiera dicho que no, que de ninguna manera, que sólo tendría hijos de su esposo.

Pero se dió cuenta de que no era una proposición deshonesta, sino que había venido un Ángel como Mensajero de Dios, que debía aceptar, porque podía confiar en Él.

2- Por el sufrimiento junto a la cruz. Toda la Pasión de Jesucristo fue seguida por su Madre, quien hubo de aceptar una vez más los Planes de Dios. Ella ya sabría que aquello era voluntad del Padre y de su Hijo, pero ver cómo lo martirizaban, verle humillado hasta el infinito,sufriendo cruentas flagelaciones y escarnios… ¡Verle morir crucificado de aquella manera salvaje! No hay dolor mayor que pueda sufrir una madre. A buen seguro, habría cambiado este martirio, prestándose Ella en lugar de su Hijo. Sabía que no era posible, que tenía que hacerse así. Así lo aceptó, así sufrió junto a Él.

3- Por la orientación que dio a los Apóstoles, una vez muerto Jesús.

Leemos en el Evangelio según San Juan, que estaban él y María al pie de la cruz, en que agonizaba el Mesías y que dijo: “Madre, aquí tienes a tu hijo” y a San Juan: “Hijo, aquí tienes a tu madre”.

Muerto Jesús, cunde la desorientación entre los Apóstoles, no saben cómo interpretar muchos de sus mensajes, cómo llevar a cabo la labor evangelizadora que tienen encomendada. Es María quien les alienta y quien les aconseja sobre cómo hacer las cosas. Es Ella quien mejor conoce a Jesucristo, por lo que siempre será escuchada.

Cuando Santiago Apóstol llega a España, la encuentra tan pagana que se desepera, llegando a un desaliento tan grande, que a punto está de desertar. Pasa por Zaragoza, donde se encuentra a la Co-Redentora sobre el Pilar, en Zaragoza. Ha venido a pedirle que no cese, a prometerle que su empeño será fructífero.

Bien, no soy teólogo ni mariólogo, por lo que habrá detalles de la Co-Redención que escaparán a mis conocimientos. Pero estoy convencido de que esta labor tiene sus entresijos, que su grandeza viene marcada por toda una vida de búsqueda del bien, por un ejercicio constante de negación de todo lo tentador que pudo haber en este mundo. Por tanto, el más insignificante detalle de su vida que podamos desconocer en la actualidad, tiene mucho de salvífico.

Hemos visto que mucho nos distancia de su Pureza, pero que nos acerca también otro tanto. Nuestras vidas no tienen quizá las espectativas de la suya, nunca seremos padres del Redentor, ni estamos preservados en pureza. No nos corresponde la responsabilidad infinita de educar a Jesús, pero tenemos la imagen de su Madre para cumplir su Mensaje y la Voluntad del Padre.

Pidámosle en su día que nos conceda las luces necesarias para ver cómo hacerlo, que interceda por nosotros.

Alabémosle, proclamemos su sacrificios, su amor, su pureza, su Gracia y sus Dones.

Démosle gracias por todo lo que hizo por nosotros en aquellos tiempos y lo que hace hoy.

Ella sabe hablar a Dios Padre y a Dios Hijo, siempre escucha a todo el que se le dirige. Digámosle aquéllo que queremos hacerle llegar al Creador, porque es Medianera de todas las Gracias.Esta gruta es una habitación de la primera casa de la Virgen. Aquí se produjo la Anunciación. En el altar, podéis leer una inscripción en latín que conmemora este Misterio

 Gruta de la Anunciación, en Nazareth. Consiste en una habitación de la primera casa de la Virgen María, en donde se supone que tuvo lugar este Misterio. Una inscripción en latín nos lo recuerda al pie del altar y el edificio se prolongó con una primitiva basílica.

 

Por Luna

Anuncios

12 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Hay quien dice que la respuesta de la Virgen al ángel anunciador es una especie de “preredención” de la Humanidad, porque otorga a ésta la dignidad que pueda haber perdido tras el pecado original, del que es la antítesis. Te ha faltado mencionar en este artículo la absoluta carencia de egoismo que se da en la Madre de Dios, es toda generosidad y entrega.
    Si lo hubiera escrito yo, haría hincapié en la palabra más mariana que conozco, “Meruisti”. Me refiero al uso que se le da en el Regina Coeli. Rapasando las Letanías de las que has hablado y añadiendo a ellas las rocieras, no encuentro alabanza mayor que la de Merecedora de Llevar a Jesús. Tantos son sus méritos, que alcanzó el de poder ser Madre de Dios.
    Hoy he leído la Consagración a la Inmaculada que han hecho en Germinans germinabit y también me he apuntado a ella, os la recomiendo.

    Constantino Triunfal

    diciembre 8, 2011 at 11:46 pm

  2. Pues me imagino que quien dice en este artículo que se acuerda de cuando contrajo matrimonio en la Iglesia de la Concepcion, este tal contrayente es una señora ya que firma al final del artículo LUNA. A menos que ponga más detalles identificadores del sexo personal.

    Silveri Garrell

    diciembre 9, 2011 at 8:03 am

  3. Que no, Silveri. Ja,ja… Soy más conocido por mi nick que por mi nombre de pila y todos saben que soy un hombre. Tampoco suele desconocerse que el apodo lo tomé de mi gata, porque el nombre de Iñigo estaba ya tomado por otro en el primer blog en que entré.
    Desde entonces, siempre he firmado como “Luna” y me parecería una suplantación de identidad usar otro nombre, porque se me conoce por este. (Y por mi famoso “hachazo”, a veces más temido que el del cómico Gorbacho.)

    Luna

    diciembre 9, 2011 at 1:35 pm

    • Pero es que una cosa es el anonimato en Internet que se puede solucionar con un seudónimo, pero creo que es muy importante identificarse a la primera con un nick segun el sexo de cada cual, sinó se crean confusiones.
      Podrias poner LUNO y listos.

      Silveri Garrell

      diciembre 9, 2011 at 3:19 pm

  4. Hombre, sí, pero a estas altura, ya no lo puedo cambiar. Todos se preguntarían quién es ese “Luno”. Si te fijas, no importa mi sexo, edad, estatura… en lo que cuento en la entrada.
    Creo que hay gravatares con perfiles y con cosas, pero soy un poco manazas con estas cosas y me encanta confundir mis propias contraseñas, por lo que siempre que abro una cuenta de algo, queda sin funcionarme al cabo de una semana. No me encontrarás es twitter o facebook por este motivo.
    Creo que también hay una cierta magia en esto de la incógnita sobre los internautas, cuando éstos son honestos. Me he llevado más de una decepción al conocer en persona a algunos con los que había bloguado durante años. Simplemente, los imaginaba de otra manera.

    Luna

    diciembre 9, 2011 at 4:28 pm

  5. Constantino Triunfal:
    Gracias por tu aportación sobre la ausencia de egoísmo de la Virgen y lo del “Meruisti”, es precioso. Me has tenido un buen rato extasiado, contemplando esto.
    No creo que se pueda hablar de una “pre-redención”, aunque es muy cierta la antítesis entre el pecado original y la Pureza de María.

    Luna

    diciembre 9, 2011 at 4:39 pm

  6. Hay quien pretende negar el mérito de la Virgen para engendrar al Hijo de Dios porque estaba preservada en pureza para mantenerlo, pero estoy convencido de que Dios le mantuvo en todo momento su libertad personal y es en ésta donde encontramos precisamente el mérito y el núcleo del Misterio de la Encarnación, al haberse mantenido completamente pura, pudiendo haber aceptado cualquier tentación y caer en cualquier pecado.
    ¿Cuál es el vínculo entre preservación y libertad? Pues creo que su voluntad humana estuvo conforme con la divina y en esta unión, pudo mantenerse siempre en el bien. De hecho, el pecado es siempre una ruptura entre estas dos voluntades, por el motivo que sea y marcado siempre por la concupiscencia (Tendencia del hombre al mal, que heredamos de Adán y Eva.)
    Hay un hermoso concepto medieva que encontramos en el himno gregoriano “Ave Maris Stella”, que dice que la Virgen cambia el nombre de EVA por el de AVE. (Le da la vuelta), quiere decir que la concupiscencia se troca en aceptación de Dios en María.

    Luna

    diciembre 9, 2011 at 4:47 pm

  7. Gracias, Luna. Con tu último comentario estoy viendo el valor que puede llegar a tener nuestra libertad, nunca me había parado a pensar en esto.

    Bignatius

    diciembre 12, 2011 at 5:09 pm

  8. Felicitats per aquest article madurat, escaïent,ben pensat. La Verge ens obre moltes portes als homes i dones, encara que cal que nosaltres mateixos no les tanquem pas.

    D'un altre bloc fins aqui

    diciembre 17, 2011 at 6:31 pm

  9. Hola. Estoy buscando el himno de “Salve Radix, salve Porta” y he dado con vosotros. Me parece estupendo el post y los comentarios de después.
    Os cuento: Quiero aprender a amar a María de verdad, no de cualquier manera, no rezando un Ave María tras otro, sino conociéndola a fondo para quererla más. Tuve una formación católica normalilla en el colegio y algo mejor en casa, porque mi madre era muy creyente y nos ensañaba más, pero con toda humildad, he de decir que estoy como mucha gente, que repite las cuatro oraciones sabidas de memoria, sin ser capaz de mucho más.
    El otro día oí un himno gregoriano que estoy buscando , lo que os decía antes. ¿Sabéis algo de este “Salve Radix, salve Porta”?. Y si me podéis enviar otros, gracias.
    Habéis hablado aquí del Regina Coeli, de las Letanías y de muchas otras cosas. Quiero que sepáis que me habéis abierto un camino mariano, que ya veo por dónde mirar. Dios os bendiga y os dé una feliz Navidad.

    Juan Antonio Soler

    diciembre 21, 2011 at 10:02 pm

  10. Perdón, otro que había olvidado, el A beberum. Os agradecería que me dijérais dónde encontrarlo en español y latín, porque no sé lo que quiere decir.

    Juan Antonio Soler

    diciembre 21, 2011 at 10:03 pm

  11. Juan Antonio Soler:
    Encantados de conocerte. El objetivo que te has marcado es muy interesante, por lo que te pido que vayas entrando en este blog y nos cuentes cómo va tu camino y qué encuentras en él. Es una experiencia que queremos compartir y puede venirnos muy bien a todos.
    Si la Virgen te llama, la encontrarás. Ella misma sale a buscarte.
    Lo de las letras de los himnos tiene un truco, con el que puedes encontrar lo que sea en los buscadores (Google y demás): Pones una frase del canto que buscas entre comillas y ya e4stá, le das al “intro”.
    Prueba a escribir “Salve radix, salve porta ex quea mundo lux est orta”. Y te sale el himno entero. Si escribes “salve radix, salve porta” te saldrá muy probablemente.
    ¿Por qué se está saludando aquí a una raíz y a una puerta? Precisamente, por la Encarnación. La Virgen es puerta por la que entra la Luz (Jesucristo) y Raíz del Mesías, porque se suponía que la raíz tenía siempre por objetivo que aflorase una planta en ella.

    No encontrarás un “A beberum” que te guste, busca con “Ave Verum”. Prométeme que te lo leerás y oirás en la web y en youtube, antes de mirar una escena que te diré ahora: La Navidad en la película “Los últimos de Filipinas”. Mírala y la comentamos luego.
    Un abrazo y que tengas una feliz Navidad.

    Luna

    diciembre 22, 2011 at 8:23 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: