Barcelona Vida

defensa de la vida y la familia, valores, sociedades intermedias

Desterremos este mobbing

with 7 comments


Hace años se empezó a tratar del asunto del mobbing u hostigación en el trabajo, en los estudios o en cualquier otro entorno social. Se definió (periodísticamente) esta palabra como el conjunto de acciones y relaciones destinadas al acoso y marginación de una persona dentro de un colectivo. Siempre había existido este fenómeno y fue bueno sacarlo a relucir y proceder a la necesaria denuncia social, aunque se emplee esta extraña palabra extranjera.

Primero salió a flote el de carácter laboral, luego tuvo su vertiente sexual, en donde las feministas incidieron ad nauseam sobre un extremo, dejando el otro descuidado por completo.  Pueden darse abusos del entorno laboral, emplearse la necesidad de relaciones entre compañeros para generar unas situaciones de “flirteo” -por decirlo con finura, ustedes ya me entienden- que vayan más allá de lo deseable y aun de lo lícito. Puede ocurrir el abuso jerárquico, pero de ahí a instituir como realidad que se da en una sola dirección, hay un trecho, el mismo que dista entre la verdad y la mentira.

Hace menos años, salió el de carácter inmobiliario, cuando se produjo el fenómeno del estallido de la burbuja. Supimos por la prensa cómo algunos propietarios usaban de argucias muy desconsideradas para expulsar a inquilinos que habían acumulado derechos adquiridos poco rediticios. Desde la contratación de vecinos indeseables, el corte de agua , luz o gas, la negación a reparar cualquier desperfecto de importancia o la acusación falsa de que los inquilinos los habían originado. Nos indignamos ante esta injusticia; por lo que el periodismo pudo ver que cumplía su cometido de promotor de reacciones frente a la realidad que refleja o genera al antojo del momento.

Ya hay sentencias que han sentado jurisprudencia frente al hecho de este mobbing, pero falta la persecución de uno de los mayores, el destinado a que una mujer aborte. Al parecer, se va despertando la conciencia colectiva sobre la violencia que entraña el aborto, vamos descubriendo que la mujer es sometida a ella, pero nos falta mucho por conocer. Pocos ignoran que la práctica habitual de los empresarios es la del despido de cualquier empleada que queda embarazada.  De todas las coincidencias, ésta es la más lamentable de nuestro entorno empresarial.

Puedo decir mucho de este acoso,  lo conozco a fondo por ser rescatador. Empieza siempre con la advertencia de que en caso de no someterse a un aborto, la madre va a sufrir las consecuencias y generalmente no se formula de manera muy sutil. Gran parte de las mujeres que nos llegan han sido expulsadas de sus hogares, se encuentran literalmente en la calle. Sin trabajo, sin vivienda y pronto, sin comida. Sus familiares pretenden obligarles a abortar, el novio llega a veces a las manos o las abandona directamente. Y algunos malnacidos se valen de las circunstancias para explotarles y tenerlas trabajando por sueldos indignos.

La mismísima “Ley Aído” reconoce en su exposición el derecho a la maternidad sin coacción y en ejercicio de libertad. Sobre los otros tipos de mobbing que he tratado, existen pronunciaci0nes judiciales, sobre este último, no. Aun el más acérrimo defensor del aborto como “derecho de la mujer” habría de alzarse en contra de esta cruel imposición y de los ruines mecanismos en que se basa, porque no es posible acceder a algo como derecho sin libertad para actuar de otra manera. Siempre se estará conculcando algo.

Pido por tanto que sea tipificado el mobbging abortista como delito y sean sancionadas las leyes que al respecto deben regirlo.

Por Iñigo Ruiz.

Anuncios

Written by barcelonavida

marzo 26, 2012 a 3:08 pm

7 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Querría haber adjuntado a esta entrada una foto de pastas de hojaldre fritas, pero no me funcionó la cámara y he descubierto que no salió bien. ¿Que qué es esto de freir el hojaldre? pues nada menos que una moderna versión de aquellas “Nanas de la cebolla” de Miguel Hernández, que a muchos nos llenaron de aflicción.
    No me sobra el dinero ni tengo todavía la cantidad de ayuda que necesito dar a estas mujeres procedentes de los rescates, por lo que a veces, se dan situaciones de verdadera supervivencia. Una de estas chicas llegó cuando me habían dado medio palé de masa de hojaldre, la que se usa para hacer croissants. No me habían dado mucho más, por lo que sólo pude darle este material, algunas cajas de caldo, leche y legumbres. Ella no tenía horno, por lo que no encontró otra posibilidad que freir el hojaldre en la sartén. Queda como el pan que sirven en los restaurantes chinos si se sabe freir y como un buñuelo repulsivo si lo hago yo. Cocinado en aceite aprovechado mil veces de hacer carne, pescado y pollo, fué la comida de dos semanas de una familia. Y siguió a este plato otra semana de papillas de verdura, porque no tenía nada más que ofrecer.
    Las consecuencias de este mobbing pueden ser desastrosas.

    Iñigo Ruiz

    marzo 26, 2012 at 3:19 pm

  2. Creo que deberíamos poner esta entrada como alerta, que la gente lo firme y enviarlo al Consejo de Ministros, al Ministro de Justicia o a algo parecido. ¿Lo podríais hacer?

    Bignatius

    marzo 26, 2012 at 5:54 pm

  3. Hace unos años seguí de cerca uno de esos casos. Lo curioso es que la familia que acosaba a la hija era muy buena familia, y los hermanos, amigos míos. Uno de ellos sí llegó a enfadarse con todo aquello. Ella, gracias a amigas y a Pro vida, tuvo el hijo, y ahí está, con dos añitos y bien majo. La familia, desde entonces y hasta la fecha, distante. Es una forma de mal muy oscura y extraña, no acabo de entenderla.

    carlos palos

    marzo 27, 2012 at 12:42 pm

    • Desgraciadamente, yo lo entiendo. Es el diablo.Con su afán de destruir toda unidad y de pervertir todo lo santo , acecha conytra aquellas familias que han sabido construir verdaderamente un santuario doméstico y quiere arrebatar este legado para que no se transmita.
      Recordemos cómo en el Apocalipsis acechaba contra la Santísima Virgen Inmaculada y quería arrebatarle la Criatura. Pero nada puede el maligno contra la oración y siempre ha sido cierto que “la familia que reza unida, permanece unida.”

      Iñigo

      marzo 27, 2012 at 4:13 pm

  4. Miguel

    marzo 28, 2012 at 5:48 pm

  5. […] un comentario » Recordaréis que en una entrada anterior os instaba al destierro del mobbing social que insta a la mujer a abortar. Uno de sus […]

    • Este comentario lo pone el mismo mecanismo del blog cuando enlazamos una entrada, para dar aviso de que se ha hecho el enlace. Si clicáis al lado de la minifoto del comentario, váis a parar a la entrada que ha enlazado aquí.

      Luna

      mayo 30, 2012 at 2:17 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: