Barcelona Vida

defensa de la vida y la familia, valores, sociedades intermedias

De la alegría de Lourdes a la tristeza de los políticos catalanes.

leave a comment »


Carlos Palos. He vuelto a Lourdes. Ha sido un viaje relámpago, en furgoneta, con unos universitarios, pero, como de costumbre, me ha dejado huella y, espero, también a ellos. Lourdes nunca defrauda.

Allí me encuentro con Marcos Vera, de Jóvenes de San José, compañero de travesía en “Barcelona es vida”. Le comento que he rezado por ellos, los pequeñines abortados en Barcelona y Cataluña. “Yo también lo he hecho”, me responde Marcos.

Lourdes es lugar de reflexión. El dolor ajeno abre las compuertas de nuestra conciencia adormecida. Me afecta la enfermedad, siempre un misterio, y me afecta, positivamente, el rostro alegre y optimista de los enfermos, pero sobre todo de los acompañantes, su fe de niños, su confianza en la Virgen. Algunos pensarán que son los sacrificados del sistema pero la realidad nos los muestra con rostro de privilegiados. 

Me remueve ver a esos peregrinos venidos de la India tan devotos, muchos de ellos de rodillas ante la Virgen de la Gruta o ante una cruz escondida.

Pienso que estos indios están más sanos que nosotros, aunque también hay europeos por allí con una fe también muy grande y que más bien parecen conformar ese “resto de Israel” del que habla la Biblia, de los que no han doblado la rodilla ante Balaal.

Regreso de Lourdes y leo un artículo antiguo, en Alba, sobre Pizarro, que por lo visto está alcanzando éxito en sus conferencias sobre la Veritatis Splendor y que sentencia: “aquellos banqueros que han robado deben restituir con sus ganancias, de no ser así, la sociedad perpetúa una injusticia y, una sociedad injusta, es inviable”. Pues sí, Pizarro, tienes razón, para mirar adelante necesitamos redimir nuestro pecado, y para hacerlo tenemos que confesarlo, es una terapia necesaria para las personas y las sociedades.

Ahora leo que los obispos vascos, con motivo de la Semana Santa, han pedido perdón por no haber sabido apoyar en su momento a las víctimas de Eta. De nuevo se constata que, para mirar adelante, es necesaria una mirada compungida sobre las culpas del pasado.

De vueltas a Cataluña, leo sobre la eterna reclamación económica a Madrid. Pienso que puede ser muy lógico que cada uno reclame lo que considera suyo. Pero a nuestra sociedad catalana y a nuestros gobernantes le falta pedir perdón por haber contribuído a destruír ese otro capital mucho más importante, como es la vida de muchos catalanes y con ellos, la familia y las tradiciones. Y tienen que pedir perdón, de manera muy especial, por tanta indiferencia ante las vidas cortadas de cuajo, arrojadas a la trituradora antes de nacer. De no ser así, de no mediar una mirada contrita sobre nuestro pasado, estaremos ante una sociedad asentada sobre la injusticia, una sociedad incapaz de crecer, por mucho dinero que, hipotéticamente, pudiera llegar.  

Y los gobernantes solamente serán capaces de enviarnos mensajes tristes, caras amargadas, tan lejos de los rostros felices de Lourdes, marcados por el dolor aceptado con amor.

Anuncios

Written by barcelonavida

abril 7, 2012 a 9:06 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: