Barcelona Vida

defensa de la vida y la familia, valores, sociedades intermedias

Madre: Aquí tienes a tu hijo

with 2 comments


Entre velas alzadas llevamos a la Madre de Dios en la solemne procesión y vigilia mariana. Los cantos perfuman el ambiente abrasador de la noche más cálida del año, las oraciones aúnan las almas. Los rosarios se desgranan.

Y yo tengo mucho más que me infunde devoción: Asisto con mi familia. Por allí habrá algunos hermanos míos, seguramente los encontraré a lo largo de la velada. Igual no, el gentío es imponente… Pero tengo a mi lado a mi mujer y de mi mano, llevo a mi hija.

Al rezar el mes de mayo, la emoción me embarga. Digo tres veces: “Madre, aquí tenéis a vuestro hijo.” y luego: “En Vos, madre mía, he puesto toda mi confianza y nunca jamás seré confundido”. ¿Lo digo por mí o por Pilar? Hermosa duda, con hermosa respuesta: Por los dos y también por mi mujer.

Y recuerdo la alegría con que le enseñé a mi hija por primera vez, cuando tenía tres semanas. El bultito  de dos palmos que era entonces mide hoy noventa centímetros. Así se acrecienta también mi fe en la Santísima Virgen y mi amor a Ella, mi agradecimiento por todo lo que de Ella recibo y mi admiración por lo poco que me pide a cambio.

No lo digo por no distraer, pero en el fondo, pienso: Madre: Aquí tenéis a vuestra biznieta. Sí, porque ya es la cuarta generación que me acompaña en esta procesión, desde mi abuela, hasta mi hija. Veo que estamos todos unidos, por encima del tiempo, que le doy lo que de otros recibí…

Gracias, muchas gracias por todo. Madre: Aquí tienes a tu hijo. Y como cada noche, os decimos mi hija y yo:

Buenas noches, Vírgen María. Buenas noches, Niño Jeús. Buenas noches, San José. Buenas noches, Ángel de la Guarda.

Por Iñigo Ruiz

 

Anuncios

Written by barcelonavida

mayo 26, 2012 a 11:25 pm

Publicado en Uncategorized

Tagged with , , ,

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. La religión católica ha entendido con mucho acierto la importancia del papel de la madre en la vida espiritual, en la que se eleva el espíritu, que es raciociocinio y es corazón, dirigido no a una idea, sino a tres personas divinas y a una madre. Cuando Dios desea tener madre, por algo será. La madre da la vida al cuerpo y al espíritu.

    Carlos Palos

    mayo 27, 2012 at 2:46 pm

  2. Es que con la evidencia de la Madre de Dios, no podía ser de otra manera. Casi nos lo “explica” el Magnificat. También la Iglesia es Madre por esa vida que dá. Pero todo esto no sucede porque la religión lo haya escojido así, sino porque es así, porque Dios lo quiere y lo obra de esta manera.
    A Jesús, por María.

    Luna

    mayo 29, 2012 at 10:02 am


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: