Barcelona Vida

defensa de la vida y la familia, valores, sociedades intermedias

Yolanda, madre de Belén, cuando la vida reina sobre la muerte.

with one comment


Una entrevista que vale la pena“Hay una vida después de la vida y la muerte no es el punto final sino el inicio de una aventura”. Yolanda, la madre de Belén Langdon, exterioriza así su fe y nos la ofrece a nosotros como un manantial de agua viva para que bebamos hasta saciarnos. Sabe que ella no está sola, que Dios está con ella y con su familia, y también con las amigas de Belén y tantas otras personas de todo el mundo que han llorado y han gozado en estos momentos de dolor.

Yolanda hace extensivo el agradecimiento al personal sanitario y al obispo de la Diócesis. ´También agradece al colegio de su hija, Aldeafuente, a los amigos de su hermano sacerdote, a los seminaristas y a todos los que han rezado por Belén y por ellos.

Esta noticia ha dado la vuelta al mundo y ha removido a muchas personas. No la muerte, sino la victoria de la vida sobre la muerte.

Por eso la familia de Belén no se dedica a preguntar “por qué, por qué”, o a pedir responsabilidades. Ellos ya han perdonado.

Yolanda, Belén, su familia y el entorno han sido grandes protagonistas del año de fe. Como dice el Papa la fe no está en los libros sino y sobre todo en la vida de las personas singulares. La fe hace que la vida reine sobre la muerte. Desde “Barcelona vida” queremos dar las gracias a esta familia sencillamente “por existir”.

Carlos Palos

Anuncios

Written by barcelonavida

noviembre 13, 2012 a 4:26 pm

Publicado en Uncategorized

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Me ha costado mucho este comentario. Algo parecido quería poner el primer día, pero es un tema que me trae mucho dolor recordar. Enterrar a una hija es lo más duro que he pasado en toda mi vida -y con diferencia-. Hemos sufrido también muchos abortos espontáneos y cuesta sobreponerse, pero es posible hacerlo, aunque son ya muchas muertes. Cuando nació muerta mi hija Isabel, se me vino el mundo encima, bien lo sabe Mariano, quien me estuvo acompañando y tuvo el Don de Consejo y de Palabra para disipar unas dudas terribles de fe, que no quiero transmitir a nadie porque no llevan a ningún sitio. Gracias, Mariano. Quizá fuí a Pamplona por esto. Bueno, sin quizá. erstoy convencido de que fue por esto, ya que un muerto viviente no se preocuparía por nada ni por nadie.
    Resulta admirable la sabiduría de esta madre, de la que podemos aprender hasta donde llega la comprensión de algo que no se ha vivido y que yo certifico, porque lo he pasado.
    Esta mañana me ha pedido mi hija un hermanito. Le he explicado que tiene hermanos en el Cielo, le he recordado el cementerio que visitamos por Todos los Santos y la tumba en donde reposa su hermana, aprovechando el camino hacia el colegio.
    Dudo que allí dentro aprenda más en toda una evaluación que en la conversación de esta mañana.

    Luna

    noviembre 20, 2012 at 11:15 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: