Barcelona Vida

defensa de la vida y la familia, valores, sociedades intermedias

Benedicto XVI en Barcelona: “que se defienda la vida de los hijos como sagrada e inviolable desde el momento de su concepción”

with one comment


Carlos Palos. Benedicto XVI pronunció en Barcelona la más importante de sus homilías sobre la belleza y la creación artística aprovechando la consagración de la Sagrada Familia. Y nos marcó un camino para hacer grande a Barcelona: abrirnos a la belleza con mayúsculas y, al hilo de los grandes poetas, artistas y pensadores catalanes, llevar la creación a Dios, superar la escisión entre fe y razón y entre conciencia humana y conciencia cristiana.

Como colofón de esta enorme declaración Benedicto XVI hizo una llamada a defender la vida, la familia y la natalidad. ¡Cómo nos conoce este Papa!

¿Le hemos hecho caso?

Les dejo fragmentos de la homilia que es una herencia preciosa para Barcelona y que haremos bien en hacerla objeto de estudio.

1. Gaudí como cumbre de una historia de santidad y creación artística en Cataluña.

 “Este acto es también, de algún modo, el punto cumbre y la desembocadura de una historia de esta tierra catalana que, sobre todo desde finales del siglo XIX, dio una pléyade de santos y de fundadores, de mártires y de poetas cristianos. Historia de santidad, de creación artística y poética, nacidas de la fe, que hoy recogemos y presentamos como ofrenda a Dios en esta Eucaristía.”

 

2. Del mundo a Dios, de Dios al mundo.

Como decía el Papa, Gaudí “introdujo piedras, árboles y vida humana dentro del templo, para que toda la creación convergiera en la alabanza divina, pero al mismo tiempo sacó los retablos afuera, para poner ante los hombres el misterio de Dios revelado en el nacimiento, pasión, muerte y resurrección de Jesucristo.”

 

3. Supera la escisión conciencia humana conciencia cristiana.

“De este modo, colaboró genialmente a la edificación de la conciencia humana anclada en el mundo, abierta a Dios, iluminada y santificada por Cristo.E hizo algo que es una de las tareas más importantes hoy: superar la escisión entre conciencia humana y conciencia cristiana, entre existencia en este mundo temporal y apertura a una vida eterna, entre belleza de las cosas y Dios como Belleza. Esto lo realizó Antoni Gaudí no con palabras sino con piedras, trazos, planos y cumbres”

 

4. La Belleza, la gran necesidad del hombre

“Y es que la belleza es la gran necesidad del hombre; es la raíz de la que brota el tronco de nuestra paz y los frutos de nuestra esperanza. La belleza es también reveladora de Dios porque, como Él, la obra bella es pura gratuidad, invita a la libertad y arranca del egoísmo.”

 

5. Papel imprescindible de la familia y la defensa de la vida

 Sólo donde existen el amor y la fidelidad, nace y perdura la verdadera libertad.Por eso, la Iglesia aboga por adecuadas medidas económicas y sociales para que la mujer encuentre en el hogar y en el trabajo su plena realización; para que el hombre y la mujer que contraen matrimonio y forman una familia sean decididamente apoyados por el Estado; para que se defienda la vida de los hijos como sagrada e inviolable desde el momento de su concepción; para que la natalidad sea dignificada, valorada y apoyada jurídica, social y legislativamente.

Por eso, la Iglesia se opone a todas las formas de negación de la vida humana y apoya cuanto promueva el orden natural en el ámbito de la institución familiar.

 

Anuncios

Written by barcelonavida

febrero 13, 2013 a 1:01 pm

Publicado en Uncategorized

Tagged with , , ,

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Carlos: Me ha gustado tu conclusión: la Iglesia se opone a lo que se opone a la naturaleza. La moral cristiana es la moral humana. La moral no viene a fastidiarnos, sino a potenciarnos y a darnos alegría. Todos los preceptos y todas las prohibiciones valen para cualquiera, excepción hecha de los que se refieren a prácticas específicamente religiosas y demás, porque éstas valen para cualquiera que quiera descubrir la verdad. Y éstos ya son menos, porque la verdad exige.
    Ese 7 de noviembre de 2010 estábamos allí, concelebrando con el Papa, mi hermano sacerdote y yo, recién ordenadito el 3 de julio. A Benedicto XVI, hay que comérselo a besos.

    Mariano

    febrero 17, 2013 at 12:52 am


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: