Barcelona Vida

defensa de la vida y la familia, valores, sociedades intermedias

Una forma encubierta de eutanasia

with one comment


Después de haber leído esta noticia lo tengo muy claro: Al Gobierno no le interesa entrar en la fase desagradable del debate sobre la eutanasia, no quiere presentar su voluntad de terminar con las personas que no son económicamente rentables, dejando que en tiempos venideros, lidien otros este toro. Así será el PP el “bueno” o cuanto menos, quien no presenta las barrabasadas del PSOE.

Pero que eludan esta propuesta no quiere decir en modo alguno que no la lleven a término, sino que denota su falta de franqueza para actuar y una sutil manipulación de las consecuencias de los actos, con ánimo mimético. Todo entra en el juego que tiene por resultado que la eutanasia se aplica en España, ya sea la panfletaria historia de Sampedro, la no menos panfletaria película sobre este caso que se tituló “Mar adentro”, el añadido a una propuesta de nuevo estatuto de corte independentista o la excusa presupuestaria para la eutanasia administrativa.

Y así, los culpables no son exclusivamente quienes proclaman que la vida tiene un valor relativo, quienes inventan que hay dignidad en morir sin sufrimiento y no la hay cuando se hace sufriendo (Que se lo digan a los mártires). Culpables son también quienes emplean los medios orientados a que los médicos no puedan  emplear sus medios para sanar a los enfermos. Y este es el caso de quien retira las subvenciones para trasplantes o cualquier otro cuidado del que dependa la vida del paciente.

Es por esta causa que está llamado a desaparecer la encomiable sección del Hospital Clínico de Barcelona, llamada Inther-unit. Pese a que sus resultados no pueden ser mejores. En contra de la eficacia y profesionalidad que ha demostrado a lo largo de su existencia, esta unidad -que se dedica a la experimentación en el tratamiento de quimioterapia para enfermos de cáncer- tiene los días contados. Mucho ha aportado a la ciencia, los pacientes estamos en deuda de gratitud, pero una falaz política de recortes económicos la va a suspender para siempre, estoy seguro.

¿Por qué, si una persona necesitada de un riñón puede morir de no recibirlo? ¿Por qué, si el enfermo de cáncer puede morir por falta de terapia? Pues precisamente, porque puede morir. Poco visible, poco polémico, ojos que no ven y corazón que no siente… Para nunca jamás.

Comprendo que estamos en tiempos de acuciante crisis económica, pero no puedo comprender por qué los recortes se han de hacer siempre en el imprescindible campo de la sanidad, cuando nunca lo haría a título individual una persona, por necesitada que estuviera. Si yo voy mal de dinero, dejo de tomar café, de tomar el metro y hasta de cortarme el pelo. Pero nunca dejo de pagar la medicación de la que puede depender mi vida por una cuestión de sentido común: Mi economía está para mí y no al revés. Si yo muero, ¿De qué me servirá el dinero?.

Sigue habiendo gastos muy injustificados en España, siguen los presupuestos generales del Estado con partidas desmesuradas que se destinan a utilidades de las que podemos prescindir, por no decir las subvenciones millonarias que reciben entidades particulares y no están orientadas al bien común. (Ni siquiera son de uso común). Siguen los sindicatos en su opacidad, mamando de la teta del Gobierno.

Persisten las ayudas a espectáculos y medios de comunicación que no tienen otra labor que el voceo de las consignas que nos puedan anestesiar a todos, pero se recorta curiosamente en lo que tiene por consecuencia aquello contra lo que no quieren luchar. Que lo digan abiertamente, que ya es hora de un poco de sinceridad en esta legislatura en donde no asoma nunca la asunción de valores y siempre la excusa de lo necesario. Que digan que no es necesario un trasplante de corazón, que eso son caprichos burgueses.

Mejor aún, que reconozcan de una vez por todas que son partidarios de la eutanasia y les faltan los reaños (única virtud de la izquierda) para admitirlo. Nosotros obraremos en consecuencia.

Por Señor Cangrejo.

Anuncios

Written by barcelonavida

abril 27, 2013 a 8:51 pm

Publicado en Uncategorized

Tagged with , , ,

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. De no ser lo que apuntas en la entrada, si el gobierno del PP estuviera verdaderamente distanciado de la cultura de la muerte, habría encontrado una solución lógica de muy buenas consecuencias: Denegar las subvenciones para abortos a las clínicas privadas y llevarlas a los trasplantes. Pero cada vez está más claro que no quieren hacerlo.

    Luna

    abril 28, 2013 at 4:17 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: