Barcelona Vida

defensa de la vida y la familia, valores, sociedades intermedias

Se rompe el Barca, se rompe Cataluña, pero nos queda un resto.

with 4 comments


El 7 a cero en la eliminatoria de la copa de Europa me hace pensar que se están encendiendo demasiados pilotos de alarma en Cataluña, y hasta el Barca nos falla. Un Barca que hasta hace poco ofrecía un espectáculo de energía, convicción, arte, equipo y que, repentinamente. parece haberse contagiado de la desgana y el derrotismo que imperan en la calle.

Cataluña está enferma. No sabemos muy bien adónde vamos. Buena prueba de ello es el suicidio poblacional que se está produciendo y que, si bien está en la línea de otros pueblos de Europa, aquí es más fuerte. Los catalanes no desean tener hijos, bien porque un nuevo hijo supone sacrificio y no estamos dispuestos o bien porque ya no creemos que esta vida nuestra valga la pena ser vivida.

Por suerte, con la crisis y el derrotismo, también nos ha llegado un cierto escepticismo hacia determinados credos que nos llevaron a abrazarnos a movimientos como el antiprohibicionismo, el multiculturalismo, el antisistema, el amor libre, el nudismo o el homosexualismo. Por suerte, digo, con la crisis y con la necesidad de preservar la marca Barcelona ente el escaparate del mundo, los políticos y la sociedad han decidido darle la espalda, en parte, a la difusión de esos credos negativos.

El independentismo del Señor Mas y del Señor Oriol Junqueras, dos católicos de los que algunos esperamos más, parece haberse convertido en el único referente que nos aúna, aunque sospecho que, después de la euforia anterior a las últimas elecciones, ya no se respira la misma confianza en esa “tierra prometida” y muchos empiezan a demandar un nuevo discurso que no se circunscriba exclusivamente a una bandera y a un conjunto de agravios. No olvidemos que, como los expertos señalan, un discurso negativo puede conseguir aunar voluntades, lograr la ruptura, pero no puede conformar un gran pueblo. Necesitamos otros mimbres, otros fundamentos, necesitamos encontrar o reencontrar una fuente de energías positivas.

No lo hemos perdido todo. Nos queda la marca Barcelona, la Sagrada Familia, el gótico y el modernismo. Todo ello, resto de una época en la que este pueblo tenía energía, ganas de vivir, deseo de comunicar algo grande al mundo y una fe que aunaba voluntades, como las que convergieron en la catedral del pueblo, Santa María del Mar.

No lo hemos perdido todo, todavía tenemos jóvenes y mayores que luchan para cambiar su entorno, para salvar su familia, para implementar proyectos de futuro que nos puedan hacer grandes. Todavía son muchos los que creen en la familia, en la solidaridad, los que miran a lo alto.  Todavía tenemos un resto que no han doblado sus rodillas a dioses caducos y negativos.

Santi Ferreres Illa

Written by barcelonavida

mayo 3, 2013 a 10:04 am

Publicado en Uncategorized

Tagged with , , ,

4 respuestas

Subscribe to comments with RSS.

  1. Creo que el hecho de que el Barça pierda un partido por goleada no es señal de nada para Cataluña. Entre otros motivos, porque no es el equipo oficial de nuestra región,es sólo «uno » de los equipos de fútbol de Barcelona. ¿Os acordáis del Español, otro de la misma ciudad?. Decir que Cataluña se rompe porque este equipo (Que tendrá miles de socios en Madrid y otros tantos en Marruecos) ha perdido un partido es una frivolidad, la misma que sería suponer que Cataluña supera todos sus problemas cuando gana, lo que viene haciendo con aburrida rutina. Es por esto que los tres últimos párrafos de la entrada se vuelven especialmente interesantes.

    Tenemos unos edificios góticos como pueda tener cualquier ciudad un poco antigua de Europa, una Sagrada Familia en donde no se dicen misas mas que en su minúscula cripta y debiera ser dedicada al culto, pues se construyó para eso, un modernismo que ha pasado de moda y refleja la total indiferencia de los bienestantes de la época hacia su entorno en los más de los casos. No nos definen demasiado aunque generen turismo.

    Santa María del Mar nunca fue catedral, ya que nunca ha tenido Cabildo, pero tenemos en Barcelona y en toda Cataluña la noble herencia española y el carácter que imprime, al sabernos edificados en la fe. Esto se sitúa por encima de las pamemas de Artur Mas y de Oriol Junqueras, por encima de todas nuestras construcciones de ladrillo o piedra y por encima de espectáculos deportivos de cualquier índole. Es por esto que Cataluña no se rompe, sino que se duerme en los laureles.

    Cuando sepamos ver que Cataluña somos también cada catalán, (uno por uno) y que a ella y a ellos debemos dedicarnos, nos sacudiremos la modorra de encima y podremos actuar en correspondencia a lo que se demanda de nosotros. Por ahora no vemos ni siquiera nuestros problemas, ya que sólo queremos ver que la culpa «es de otros».

    Iñigo Ruiz

    mayo 5, 2013 at 8:50 pm

    • La derrota del Barca supone una cierta catarsis. Una aceleración en el proceso de darnos cuenta de los poco que somos cuando en realidad pensábamos que Barcelona, su manera de ser, la marca Barcelona, su arte, su genio, su ciudad y el postmodernismo y vanguardismo eran de lo mejor que nunca había dado de sí este mundo nuestro.
      ¿hay más equipos en Barcelona? Sí, pero son residuales. Lo cual es un error, pues Cataluña y Barcelona debieran ser múltiples, en eso nos aventaja Madrid, mal que nos sepa, que es mucho más plural. Aquí se aplasta a quienes no piensan con la mayoría. Sólo hay que pasearse por las calles y ver las banderas. ¿deben estar ahí o es una imposición de un sector de la sociedad sobre otro? Mayoritario tal vez, pero no único. No gustan aquí la variedad y eso es peligroso

      santi ferreres

      mayo 7, 2013 at 12:19 pm

      • No creo que las banderas que vemos por la calle sean indicador de que se aplaste a los que no son mayoría, sino de que sólo vociferan unos cuantos y el resto permanece callado. Habrán montado una fantasmada bastante espectacular con esto del separatismo, pero son una minoría poco relevante.
        Creo que más que falta de pluralidad se trata de gregarismo absoluto y de falta de iniciativa por parte de los que no se ven, quizá no les interese demasiado hacer propaganda .
        Pongo por ejemplo los videojuegos. ¿Imaginas la cantidad de aficionados que habrá a este pasatiempo en Barcelona? Yo no soy capaz, algo ingente, descomunal. Pero no se les ve. El Barça monta sarao, los independentistas montan sarao, pero las familias no lo hacen y tengo claro que hay más interés por la familia que por el fútbol o la política bananera.

        Eso sí, busco otros índices y no los encuentro, como exponentes culturales. Todo esto está muy mediatizado y sólo los que entran en la «cosa nostra» pueden ser conocidos. Como siempre, hay gente que pinta, toca o baila, pero sobre otros temas, la angustia de no encontrarlos.
        Tenemos menos hijos, nos casamos menos y divorciamos más, perdemos puestos de trabajo y no se generan nuevos… Cosas de estas me preocupan de una Barcelona cada vez más deshabitada, con los locales comerciales en alquiler y las viviendas en venta, sin que unos se alquilen ni las otras se vendan. Nos acercamos a la ciudad fantasma, poblada por muertos vivientes o vivos murientes, no se sabe muy bien.
        Pero seguimos siendo los y lo que somos, no cuatro muebles que salvar en un naufragio, sino una región que se sujeta a una forma de civilización determinada, con muy buenas raíces y sobrados motivos para solventar sus problemas, aunque sea difícil.

        Iñigo Ruiz

        mayo 7, 2013 at 3:29 pm

  2. muy buen comentario, Iñigo. Un buen trabajo será implementar proyectos que resulten atractivos y puedan dinamizar nuestro pueblo.

    carlos palos

    mayo 12, 2013 at 4:39 pm


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: