Barcelona Vida

defensa de la vida y la familia, valores, sociedades intermedias

Increíble: Curas franceses se mofan de la poli y animan a las masas

with 4 comments


Los incidentes más fuerte desde el inicio de la movilización de “Manifa para todos” se produjo en la noche del viernes 19 de abril 2013 en los Inválidos en París en el momento de la dispersión final del evento.

Muchas personas  se enfrentaron durante varias horas con la policía. Cabe destacar la presencia de varios sacerdotes en el lugar de los enfrentamientos, incluido el de Padre Xavier Beauveais de Saint Nicolas du Chardonnet que galvanizó al público con su megáfono. Los sacerdotes no se escondieron. Incluso uno de ellos fue detenido por la policía antidisturbios al tratar de oponerse por la fuerza la detención de un manifestante.

Y eso sigue.

Pero señores, ¿alguno de ustedes podría llegar a pensar que en el país galo, patria del “amour” y la “liberté” sexual se iba a defender con tanta fuerza a la familia. Que los supuestos “agitadores de calle” que aquí los vemos siempre del lado del todo vale, allí se pongan del lado de la familia. Verlo para creerlo y tal vez intentar tomar nota.

Anuncios

Written by barcelonavida

mayo 15, 2013 a 9:55 am

Publicado en Uncategorized

4 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Necesitaré varias revisiones para entender lo que dicen en algunos puntos de este vídeo, pero no he visto que se mofen en ningún momento. Hacia la parte primera, bromea un sacerdote con los agentes, pero sin ningún intento despectivo -que es lo que caracteriza a la mofa-, podemos decir que se trata de lo que se llama “animus iocandi” y no hace otra cosa el sacerdote que bromear con ellos. Se esconde la cara entre los refajos de la sotana, como si fuera un elemento conflictivo. Bueno, ¿Y qué?. Tiene el mismo resultado que el “paz, hermanos” de Dámaso Perico y se aplica con la misma intención. Consigue eliminar tensiones y generar un ambiente más positivo.

    Luego interviene el mismo cura ante una detención, porque se están cebando dos agentes con una persona. Les dice que no es necesario tratarlo con tanta dureza y precauciones, que ya se ha rendido y que lo pueden llevar de manera normal, que no les va a agredir ni a salir corriendo. (Supongo, porque no he conseguido entenderlo del todo.) El sacerdote se la juega, porque muy fácilmente, le pueden detener a él. Basta con que uno de los antidisturbios quiera hacer un poco de méritos en un país en donde el laicismo oficial es norma, frente al catolicismo real. Pero el poli se la juega, no sólo porque Francia es católica, sino porque los franceses están hasta los mismísimos de represión en este sentido y no piensan pasar ni una. Cualquier cosa que haga puede tener graves consecuencias sociales.

    Pide este cura que se le deje hablar con el jefe de los antidisturbios sobre las detenciones y no se lo permiten, le dice que el trato de los detenidos depende de que se disuelvan y que van a detener a más personas si no lo hacen. Es por esto que toma el megáfono y habla de “chantage” [Con G hace más gabacho] y es por esto que los policías lían la que lían.

    Mirad, jamás me había gustado la Marsellesa y entre sus sones se han cometido verdaderos desmanes, pero ver a estos paisanos cantando lo que es su himno nacional, animándose a luchar contra el yugo de esta tiranía que encierra la adulteración de la célula básica de la patria y se defiende a golpe de porra y gases lacrimógenos, me ha emocionado por primera vez. Pepe Botella cantaba la misma gloria cuando pretendió invadirnos y lo corrimos a pedradas. Se lo mereció y si estuviera yo allí, la más gorda que hubiera le habría tirado, porque la gloria no está en robarnos nuestro territorio e implantar aquí una sucursal de un imperio que no lo es. Pero la gloria está en defender a nuestras familias ante estos abusos y aquí aplaudo a este canto, cuya partitura quemé una vez.

    Es indignante ver cómo los mismos agentes que dejaron quemar cientos y miles de coches (y hasta bloques de pisos enteros) a los agitadores de izquierdas hace unos años, se cojan ahora la porra con papel de fumar y repriman una pronunciación absolutamente legítima y no violenta.

    Tuvimos un encendido debate sobre qué actuación era la más deseable o correcta en los sacerdotes, cuando se encuentran en este tipo de situaciones. Pues yo creo que es esta: Valiente, comprometida, cristiana, apostólica, simpática y honesta. Porque se defienden aquí valores fundamentales que están por perderse. A muchos les gusta admirar a los santos mártires y confesores de la fe, pero sólo admirarles, no dan este paso adelante que se requiere en esta tesitura. Pues mira, querido sacerdote: Si no te expones a este poco, no tienes ninguna garantía de que -llegado el día- serás capaz de exponerte al mucho que es el martirio total.

    Pido a San Ignacio de Antioquía, San Policarpo de Esmirna y san Esteban que nos alienten con su ejemplo y nos acompañen hasta la pasión que sea necesaria, que no retrasemos este momento.

    Iñigo Ruiz

    mayo 15, 2013 at 9:30 pm

    • Borro el comentario de Mariano por improcedente.

      Aquí no es norma que ponga en nuestra boca su estilo. Si le molesta que diga “yo creo que esta es la manera” en lugar de “a mí me parece” [y luego el resto de la frase], se molesta por demasiado poco y no tengo ninguna obligación de cambiarlo. Mucho menos, de perder mi personalidad para satisfacerle.

      No sé si el problema es que crea o que diga que creo, pero voy a dejar claro que si yo creo, digo que creo y si a mí me parece algo, digo “a mí me parece”. Pero no voy a cambiar lo que creo por lo que a él le parezca.

      Voy a tomar la costumbre de ir borrando ciertos comentarios, me parece que es muy higiénica ante la postura de los que pretenden imponer diciendo que impongo, demasiados me he encontrado ya en la vida y he podido observar que siempre están más atentos a mis palabras que a las suyas.

      Y es lástima que dedique Mariano su tiempo a esto, porque tiene una capacidad de análisis y una cultura que nos serían muy enriquecedoras, si se entregara a enfocar otros aspectos.

      Iñigo Ruiz

      mayo 17, 2013 at 9:27 pm

  2. Creo que debo explicar por qué quemé la partitura de “La marsellesa”. Me encontraba en una masía o mansó que fue saqueada durante la guerra de la Independencia, como lo ha sido en cualquier otra desde tiempo inmemorial, pero con una excepción: Los gabachos quemaron y profanaron una Virgen del Rosario que había estado siempre en la ornacina del salón y recibía culto y devoción diarios. Esta Madre de Dios es Patrona del Bages, comarca en que está esta casa.

    Allí no hay luz eléctrica ni calefacción, por lo que de noche es imprescindible encender la chimenea si hiela, como era el caso. También necesitaba fuego para cocinar, porque se había acabado el butano y estaba con un enfermo. No había casi papel con que encender la lumbre y no podía quemar documentos históricos. Una partitura de piano no sirve de mucho si a este instrumento le han robado el teclado, como es el caso. Creyeron que era de marfil, pero no les compensaría el trabajo, porque era de celuloide.

    No soy muy nacionalista, pero sí patriota, por lo que siento un respeto general por los himnos y banderas, aunque alguno ha sido empleado como engaño. (Este es el caso de “La internacional”). Nunca he quemado una bandera, ya sea separatista, masónica o independentista. Y no lo he hecho porque tampoco quiero que quemen mi bandera nacional, o la de mi región. Se quema aquello que no se aprecia o que se quiere denigrar intencionadamente. En esta situación, fue falta de aprecio por venirme a la memoria la profanación, la usurpación patria y también los desmanes cometidos durante la mal llamada “revolución” francesa.

    Pido perdón por haberlo hecho ante estos modernos Hoplitas que he visto en el vídeo de la entrada, porque ellos me han demostrado que hay en Francia una patria y no sólo unos Napoleones de mal recuerdo. Parece mentira que yo diga esto: Vive le France!.

    Iñigo Ruiz

    mayo 15, 2013 at 10:42 pm

  3. Los únicos brotes de violéncia son cuando dan patadas contra las vallas, nada más. Estoy seguro que ya les habian inculcado en los discursos que la manifa debía ser pacífica. ¡Y todo cantando La Marsellesa!

    Silveri Garrell

    mayo 16, 2013 at 9:25 am


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: