Barcelona Vida

defensa de la vida y la familia, valores, sociedades intermedias

¿Es esto integrismo religioso?

with 3 comments


Pluma Pelikan 100, años 30

Interesante diálogo, algo rocambolesco. Aunque parezca mentira, no se da en un blog de tipo religioso, laicista o de religiosos versus laicistas. Es una excepción, que se encuadra en un foro muy bueno sobre plumas estilográficas, afición con la que estoy llegando a despertar mi lado friki. Comprended que no cite la fuente y que haya borrado los pseudónimos de los usuarios. Allí se habla normalmente sobre si es mejor el punto OB o el F, si la tinta ferrogálica obstruye los alimentadores o no lo hace, y cosas por el estilo. Antes de continuar, he de hacer saber que se observa un tono muy correcto y educado en líneas generales, incluso hay un nivel cultural bastante deseable.

Allí participa un forero que tiene por Nick “Monsignore” y mucha gracia en “interpretar” este papel, sin llegar nunca a lo ofensivo, pero despertando sonrisas o provocando carcajadas con sus comentarios, a la vez que trata sobre los aspectos más recónditos de las estilográficas con envidiable erudición y no poco ingenio.  Como al suscribirse al foro se escribe la fecha de nacimiento, éste avisa cuando llega el día de cumpleaños d elos partícipes, para que se les felicite el aniversario. Es por esto que uno de ellos inicia el diálogo con dicha felicitación, a la que siguen estas respuestas:

– Aupa chaval, que lo disfrutes repartiendo hostias y bebiendo vino -Dice uno. –

 – Carissimo Pater. Muchas felicidades. Disfrútalo con salud, vino y muj…, perdón y estilograficas. Un fuerte abrazo. Tu amigo, XXX -Añade otro-

Digo yo al primero:

 – Luna: No me ha gustado tu comentario. Soy católico y me molesta, porque lo considero irreverente.

Con buena intención, intentan calmarme:

-Tienes que comprender, Luna, que todo esto son bromas. Cuando lo consigas serás más feliz. Con dios.

A lo que especifico

– Sí, pero tienes que comprender que hay bromas que no molestan y otras que sí lo hacen.

Y aquí entra un dogmatismo que está haciendo mucho daño en la actualidad. Alguien dice:

-Una broma es una broma y así es como hay que tomárselo, lo demás son integrismos religiosos, que tú puedes profesar en la intitmidad pero no pretendas imponernoslos a los demás. Tú vive como quieras, pero deja a los demás que vivan como ellos quieran sin necesidad de que nadie los salve.

Como ven que se está enzarzando la cuestión, viene los intentos (torpes, en mi opinión) de pacificar:

-One moment “plis” , la batalla es en otro hilo y en otro ámbito , asi que “haiga paz “, o me lío a opstiassss .”

Me explico, para que comprendan que no es una queja gratuita y que se ha implantado la costumbre de que los creyentes nos tenemos que aguantar lo que nos echen, pero quienes no lo son, pueden decir lo que les venga en gana.

– Una cosa es una broma y otra una burla. Creo que no es integrismo pedir que se me respete y sí es imponerse el no respetar a los demás o a sus creencias. No es lo mismo el ambientillo del “caro figlio”,”te excomulgo” o “forniqué un plumín” que se trae Monsignore, con elegancia y sin molestar a nadie. ¿Se ha de profesar la fe en la intimidad y faltarle a ella en público? Ya me explicarás con qué derecho afirmas esto…

Y no falta la respuesta de quien utiliza el ataque preventivo, con la invectiva como arma y mucha suspicacia. La estratagema de catalogar suele surtir efecto. Por esto, todos se apuntan a ella. Si quedo como integrista, él será el “normal”.

  -Yo lo que afirmo es que curiosamente a ciertos creyentes no os basta con vivir con areglo a vuestras creencias, sino que vivís empeñados en que los demás vivan como vosotros queréis que vivan. Tu me dirás si eso no es integrismo. Yo sólo he visto una broma a un amigo, sin maldad ninguna, no una burla a nadie y menos a todos los católicos. Luego a lo mejor te extraña que haya gente que por una caricatura, declaren la Guerra Santa. Hace mucho calor para andar discutiendo por estas nimiedades y no es el sitio adecuado. Paz y amor, compañero

Y arbitra uno que suele ser muy cachondo, con toda su buena intención:

 -Chicos, no os “lancéis” que no es para tanto, ni por un lado ni por otro. Yo no he visto ninguna falta de respeto ni burla alguna en la palabras de . De hecho, en la religión Católica se celebra repartiendo hostias y vino; que tú lo ves como el cuerpo y la sangre de Cristo, pues bien, pero no es ninguna irreverencia desearle a alguien apodado Monseñor que celebre su día con una tradición asociada a la religión de su mote. En el otro lado, tampoco nos pasemos de que una persona religiosa se haya podido sentir molesta a que nos acerquemos (aunque sea ligeramente) a compararlo con alguna actitud integrista. Estoy seguro, y la mayoría del foro también, que nadie ha querido molestar y que no es bueno que por suspicacias la felicitación a un compañero QUE OS RECUERDO FUE EL GERMEN DEL HILO esté cogiendo este cariz. Hala, ahora ya me podéis dar de leches (diría de Hostias, que es lo que pegaba… pero tal y como está el patio) “ambos dos” por meterme donde nadie me llama. Por cierto, FELICIDADES COMPAÑERO!

Una chica -de la que no me esperaba esta respuesta- entra al trapo de la catalogación. Parece que lo del integrismo ha funcionado.

-Y luego tenemos la cara dura de criticar el integrismo islámico.  En fin, siiii, ya lo sé…ni religión, ni política, me callo.

Otros foreros entienden que la situación es violenta y van a la suya, dando un aire de normalidad al hilo y volviendo al tema. Creo que es una postura aconsejable.

– Felicidades pater.Que pases un buen día, y que tu jefe interceda para que te regalen plumas, pipas, relojes, y navajas de afeitar.

 -Que pases un día muy feliz y que te felicitemos en años venideros.

Como veo venir salidas molestas para todos por parte de algún comentarista que se incorpora habitualmente un par de horas más tarde, intento dejar clara la situación. Poner paz, pero que todo esto no siente un precedente donde nunca lo había y que se comprenda a qué me refiero cuando trato sobre el respeto:

 -Para que zanjemos el tema (Si queréis), entended mi postura: Tal como dice XXX,  en mi creencia personal, las hostias y el vino son el Cuerpo y la Sangre de Cristo, No me voy a enrollar con la Eucaristía, ni falta que hace. Me molesta el chiste   -porque se hace sobre este Misterio y sobre el Ministerio Sacerdotal- y digo simplemente que me ha molestado. No suelto aquí una arenga, no anatemizo ni excomulgo. Tampoco inicio una guerra santa. Pero me encuentro con que se me ha catalogado de integrista, que se condena mi fe al ostracismo y se establece como adecuada, correcta y educada la burla. Se presenta esta actitud como si no fuera una imposición y la mía como si lo fuera. Todo esto relacionadísimo con las estilográficas.Vamos, que es preceptivo, ya que si no se da, no escriben.

Y no sé qué de integrismos islámicos y de salvaciones… Cuando hay un integrismo laicista, que impone que sólo al creyente ha de dejar de respetarse y que jamás se puede permitir otorgarle una dignidad y un mínimo de consideración. Como si fuera lo justo, como si fuera -incluso- una idea PERSONAL de quien lo dice y no una mera repetición de tópicos-escudo que se emplean por sistema en un trasfondo ideológico. ¡Ah, pero sobre esto, no se puede decir nada!. En fin, tengamos la fiesta en paz, que estamos entre amigos. No quiero aguársela a Monsignore, a quien deseo muchos años más y las mejores plumas.

Creo que en el futuro será incomprensible que se llegue a esta conversación cuando se habla sobre plumas o en la felicitación de un cumpleaños. También lo fue en el pasado. Si mi tío Manuel hubiera leído esto en los años setenta, preguntaría ¿Pero qué es esta chabacanada?. Si lo leyera mi hija en los años treinta de este siglo, comentaría “¿Pero qué es esta xxxcanada?” (Cualquiera adivina los adjetivos que se darán en el futuro).

Lo que yo pregunto, en el presente: ¿Por qué ahora sí que se da todo esto?

Por Luna

Anuncios

Written by barcelonavida

julio 13, 2013 a 8:00 pm

3 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. La pluma que ilustra esta entrada es una Pelikan 100 de los años treinta. Si véis alguna de estas olvidadas en algún cajón, me avisáis. Es una de las más codiciadas por los aficionados.

    Luna

    julio 13, 2013 at 8:05 pm

  2. Me gustaría hacer una reflexión oportuna sobre tu pregunta final, pero no sé si sabré. Desde luego, mucho depende del corazón de quienes nos oyen, pero sobre ese, el control es suyo. ¿Qué hemos de aportar nosotros y no aportamos?

    A mí me da la impresión de que “ellos” -unos “ellos” a quienes, desde hace toda la vida, hemos querido tanto que sólo en el cielo podrán saberlo- ven muy poco del cristianismo, y en buena parte filtrado por los manufactureros de la mentira sistemática. He aquí lo que quizá vean principalmente:

    a) Un sistema de preceptos prohibitivos, y tan destacadamente en materia sexual, que casi es lo único que cuenta; de suerte que el cristianismo constituiría una condenación de la vida hecha en nombre de un repertorio de fantasmagóricos principios indemostrables.

    b) Una fanática cruzada por la imposición de las propias creencias quieras o no quieras; Juan Pablo II dijo en España (2003) que “el cristianismo no se impone, se propone”, y no como una consigna, sino como una característica de la religión que se desprende de su propia naturaleza: no es que debamos proponer, es que solo es posible proponer. Ellos ¿nos tienen miedo? En buena medida, creo que sí.

    c) Como apuntas, el convencimiento de que esa religión, por ser religión, es intimista, para la esfera privada, y no tiene ningún derecho en el ámbito público, ni siquiera se pueden mantener los crucifijos en las escuelas, y, según dónde, para otra religión se ha prohibido el velo; lo cierto es -vuelvo a la nuestra- que la religión es por naturaleza personal y social, contemplativa y dinámica, íntima y política; ¿cómo demontres puede ser intimista una religión cuyo centro indiscutible es el amor? ¿Es que debo quedarme en casa ejerciendo mi caridad con un taburete?

    d) Hagamos aquí un cajón de sastre para incluir lo más decisivo. La mayoría de ellos ven en la religión ¿sabéis qué? Exactamente cualquier cosa que los medios de comunicación y los políticos tengan a gusto meterles en la caja craneal. Pongo un ejemplo, como sabéis que hay cientos. Resulta que en el mundo occidental está muy extendida la pederastia. Se descubre que hay clérigos que lo son. Resulta que se hacen los cálculos, y en el estamento clerical, los pederastas son una proporción muchísimo más pequeña que en la sociedad civil. Sin embargo, cuántas veces no habréis oído ya, del pueblo llano -de nuestro querido pobre pueblo manipulado, acaparado, anestesiado y amordazado, de estas pobres víctimas a quienes amo y bendigo según me van insultando por ser cura-, cuántas veces no habréis oído ya cosas como : “Todos los curas son unos pederastas”. Eso no es espontáneo; entre medio hubo un periodista.

    “Dejan de odiar cuando dejan de ignorar”. Esto escribió Tertuliano, y esto escribió en la pizarra un profesor de la Universidad de Navarra al día siguiente de que les pusieran una de tantas bombas.

    ¿No habéis nunca asistido a conversaciones en que se decían perrerías de los curas, pero de repente alguno se atrevía a decir que conocía a un cura y era una maravillosa persona, y otro tercia diciendo que también conocía a un cura, y era excelente, y así todos o casi todos? Los curas son malos, pero -oh portento- el único que conozco es un santo varón. “Dejan de odiar cuando dejan de ignorar”.

    Y por lo mismo, todos los ataques e insultos y vejámenes, lejos de ser un estímulo para acoquinarnos en casa, han de ser acicate para que vayamos a abrazarlos con abrazos, con verdades y con banderas desplegadas. Sin miedo a que no nos entiendan. Nos entenderán, porque el cristianismo es aquello que todo hombre, por ser hombre, va buscando y necesitando como el aire que respira. Otro padre de la Iglesia dijo que “el alma humana es por naturaleza cristiana”. Lo cristiano es la realización de lo humano; su única posible realización. O no nos entenderán, pero, por el amor que les tenemos, emplearemos el arma de la paciencia y el arma de la insistencia. Y quien no quiera entender no entenderá, pero, si lo hemos hecho medianamente bien, será porque esta fe nuestra le supone unas exigencias que no está dispuesto a adoptar; es decir, no entenderá porque no querrá entender. Tampoco Jesús logró convertir a Judas.

    Ahora bien, volviendo a los cuatro puntos que marcaba, es indispensable lo siguiente:

    – Que se enteren, porque lo gritemos a voz en cuello de noche y de día, que lo nuestro es el amor, y por lo tanto la alegría. No proclamamos más que el amor, y todos los preceptos, también los negativos, solo persiguen el amor. En materia sexual, como dijo Jean Soulairol, toda la ética cristiana se resume en una frase: “¡Ninguna licencia contra el amor!” Hay en nuestra Ley preceptos negativos, pero San Pablo enseña que “el que ama ha cumplido toda la ley”. Y hay algunos que creen que tienen amor, pero lo único que tienen es fornicio.

    – Un especial cuidado y, sobre todo, un particular entusiasmo, a la hora del proponer, porque cualquier vendedor hace atractiva su mercancía; hay que abrir la tapita del alma; se nos tienen que ver las alegrías. Yo no le invito a usted a venir a rezar porque usted debe rezar, sino porque usted es amigo mío, y yo quiero que usted acabe teniendo tanta alegría como yo tengo desde que rezo. Y a la hora de denunciar, se impone el respeto -a las personas-, la moderación -con la crítica de las ideas-, la confianza en que la verdad se abre camino por ella misma. Que nadie se sienta herido. Hay que unir, hay que comprender y hay que disculpar. Un abrazo al enemigo le convencerá cuando acaso no lo han hecho veinte años de polémica.

    – Información. Mera información. Para que dejen de odiar. Regalar al otro con la sorpresa grandísima de descubrir que Galileo no murió en la hoguera, sino en su camita. Regalarle la sorpresa de que (en realidad, son cálculos de hace ya bastantes años), si dividimos el presupuesto del Estado Vaticano entre todos los católicos, el resultado no llega a una peseta. Regalarles la de que todos los mártires de la guerra de 1936 morían perdonando y bendiciendo. Y ojalá que logremos hacerles ver la escandalosa manipulación a que los quieren someter los medios de comunicación y los políticos.

    – Y ahora viene lo más importante. Qué bien ha dicho recientemente el Papa Francisco que “la evangelización se hace de rodillas”. Nada de lo anterior es posible, ni en su más mínima parte, si no lo hace Dios. Y Dios, salvo raras excepciones, no acude a quien no acude (en principio, diariamente) al Sagrario. Luna dice de cierta muchacha que vive frente al Sagrario, y que el cartero debería llevarle las cartas allí. Luna sabe muy bien cuántos y cuáles resultados apostólicos maravillosos ha obtenido esta muchacha (con el indeclinable compromiso de Luna, por cierto). La cifra es asombrosa. Quede claro que no tendremos amor que comunicar, ni alegría que tal valga, si no tenemos nuestro rato de Sagrario diario, y ya sabéis que tendría que añadir el Rosario, y más cosas. Y entonces -lo siento mucho- tendrá razón Nietzsche -por una vez- con aquella frase suya: “No puedo creer en vosotros: no os veo cara de redimidos”. Sin Sagrario nadie comunica ni alegría ni amor, por la palmaria razón de que no los tiene.

    Es tiempo de ir a lo esencial. Es tiempo de solo Dios. Él nos ganará todas las batallas, y nosotros ninguna.

    Y no hay más. Porque, como dijo Groucho Marx, “estos son mis principios. Y si no le gustan…, tengo otros”.

    Mariano

    julio 14, 2013 at 7:47 pm

  3. En elk momento en que no seáis perseguidos por ser católicos, considerad si aún estáis siendo verdaderos cristianos.

    Marginal

    agosto 29, 2013 at 6:17 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: