Barcelona Vida

defensa de la vida y la familia, valores, sociedades intermedias

Resultados de la búsqueda

¡Libertad la libertad!

with one comment

En esta ocasión contamos con esta excelente entrada, colaboración de Mariano. Es un privilegio para nosotros poder publicar consideraciones tan completas y bien expresadas sobre una de las palabras menos conocidas de nuestro idioma : Libertad. ¿Por qué no decirlo? Es también privilegio para el lector.

Mariano es editor y administrador del blog «Soy cura y hablo de Jesucristo», en donde podemos descubrir facetas de religio0sidad que nos sorprenderán.

Así publicaba yo en otro lugar una cita:

“Libertad es hacer lo que debes porque quieres” (La mejor definición de la libertad que he conocido en mi vida)

“No debemos confundir la libertad con el gusto o con el capricho. La libertad es un tesoro maravilloso que Dios nos entrega y nos sirve para ganar el Cielo o, si nos empeñamos, para merecer el Infierno.

“[…] Si te has comprometido a jugar un partido de fútbol […], no debes echarte atrás […] porque no tienes ganas.

“Dices tú: “Yo soy libre de ir o no ir; a mí, nadie me obliga”. Y tienes razón. Efectivamente, eres libre de ser cumplidor y leal con tus amigos, o de ser un hombre sin palabra. Tú eliges. Eres libre de tener una voluntad fuerte, que consigue lo que se propone, o de ser un candidato a flojo y comodón […].

“Tienes razón […] en decir que “a mí, nadie me obliga”, porque te obligas tú mismo […]. De modo que la libertad es hacer lo que debes hacer, porque tú quieres.”

Antonio Ducay Vela, Voluntad fuerte, Madrid: Mundo Cristiano (Col. Juvenil –de folletos-,33), 1981, pp. 9-10

Sigo pensando que no conozco una definición mejor de la libertad. Un buen amigo me ha inspirado unas reflexiones, y le respondí que estaba de acuerdo; pensaba que él, con otras palabras, estaba diciendo lo mismo que yo. Hoy, releyendo más despacio lo que me decía, llego a la conclusión de que estamos bastante en desacuerdo. Ni entendió -¿culpa mía?- lo que yo quise transmitir, ni me parece que tenga una adecuada concepción de cuáles son los puntos de referencia de la libertad.

Entendió, en efecto, que yo (mi cita de Antonio Ducay Vela) defendía el deber como imperativo seco, y parece que entendió “hacer lo que debes porque quieres” en el sentido (kantiano) de: yo reconozco cuál es mi deber, yo afirmo “es mi deber, y por tanto lo haré, sola y justamente por ser mi deber y sin que haya más consideraciones posibles”, luego yo hago eso que debo hacer.

Para él, nuestras decisiones libres han de ir dictadas por el amor, en segundo lugar, si no sabemos lo que queremos, por el deber, y lo peor es que vayan dictadas por la apetencia.

Y, sin embargo, yo creo que nunca jamás ha actuado nadie pura y solamente por deber. El padre que va a trabajar cumple ese deber pensando –por ejemplo- en los hijos que ha de alimentar. La madre que va a recoger al niño al colegio lo hace pensando –por ejemplo- en que cantará una canción con él por el camino. El estudiante que cumple su deber de estudiar piensa –por ejemplo- en su futuro profesional. Mi buen amigo, empleando un ejemplo de Ducay, dice: “Si venzo la pereza para ir a jugar con mis amigos, porque esperaban que fuera, no lo hago por deber, sino porque son mis amigos”. Exactamente: porque son tus amigos, pensando en ellos, quieres cumplir tu deber de ir con ellos.

No entendamos kantiana, secamente el deber. Pero la diferencia entre mi buen amigo y yo está en que él elimina el deber –y lo deja, como último remedio, para cuando no hay amor- y yo le doy un lugar. Y pienso que en esto está el quicio de la diferencia entre su comprensión subjetivista de la libertad y la mía anclada en el ser y no en la voluntad subjetiva. Permítaseme añadir –con esa caridad que consiste en decir la verdad- que, o mucho me equivoco, o mi concepción es la cristiana y la que defiende el magisterio de la Iglesia, y en particular, de una manera profundísima, Juan Pablo II, y de una manera sobrecogedoramente bella, Benedicto XVI.

Mi buen amigo iría a jugar con los amigos porque se lo diría el corazón (“son mis amigos”). ¿Y qué ocurre si el corazón le dice otra cosa? Responder aquí que una de las dos opciones es la más correcta es la respuesta cristiana. Responder que debemos actuar por las “razones del corazón” es la alternativa pagana.

Mi buen amigo dice que se actúa libremente cuando se hace “lo que uno ama, lo que uno quiere (amar)”. Pero es que yo no tengo derecho a amar cualquier cosa; Jack el Destripador amaba rajar tripas y matar; eran sus “razones del corazón”, eran “sus amigos”. Por otro lado, hay quien no ama; y hay quien ama estafar; y hay quien odia; y hay quien ama enriquecerse sobre la base de diez muertosdiarios por su comercio de droga. Si este último se enriquece, ¿es libre? Pues una de dos: o no es libre, o la libertad es mala. Y quiero partir de la base de que la libertad es buena.

Y aquí hemos llegado. O se entiende la libertad de esa manera subjetiva, o bien se entiende anclada en el ser y en el bien, que es lo que yo antes veía reflejado en la palabra deber -aunque es preferible rehuir esa palabra y sus peligros, como los que aquí han quedado de manifiesto-. En el primer caso, se puede llegar a la imagen de la libertad que tiene la cultura hoy dominante, que la entiende como “posibilidad de todas las posibilidades y del contrario de todas ellas” (no me pongo a buscar el autor de la frase). Y ante vuestra vista están los resultados que esa imagen está dando.

En cambio, una libertad anclada en el ser –la que enseña la Iglesia- es una libertad que toma sus normas de algún otro lugar, a saber, la verdad del hombre, expresada en la ley natural, que a su vez se expresa en la Ley de Dios. No es una libertad autónoma. No es una libertad como suprema instancia. Está regulada por el ser, por la verdad de las cosas, que se expresa en la moral. “Se debe recuperar el verdadero sentido de la libertad, que no consiste en la seducción de una autonomía total, sino en la respuesta a la llamada del ser, comenzando por nuestro propio ser” (Benedicto XVI, enc. Caritas in veritate, n.º 70). Es una libertad en la verdad; la verdad es un dato que le es interior a la libertad. “La verdad os hará libres” (Jn 8,32), que era el versículo evangélico preferido por Juan Pablo II.

Mirad. Si no hay un ser, una verdad, en consecuencia un deber; si, en lugar de eso, hay una libertad suprema (“que es mi Dios la libertad”, que decía aquel fantoche de Espronceda, y le corea toda la sociedad actual), y el criterio es lo que el corazón ordene; entonces podrán venir a decirnos que el feto no es un ser humano (no hay ser), o que ese ser humano no es una persona (no hay verdad), o cualquier otro disparate que justificará que abortar será libre; lo cual implica, curiosamente, que está bien que tú abortes y está bien que yo, en el mismo caso, no. Pero dos aseveraciones contradictorias no pueden ser verdad a la vez, como decía antes cualquier maestro de pueblo.

Y este argumento es lo que se llama una reducción al absurdo. Cuando de unas premisas se deducen consecuencias absurdas, necesariamente son falsas las premisas. Luego hay un ser, hay una verdad, hay un deber, el criterio no es el corazón: la libertad tiene otros puntos de referencia. El deber se basa siempre en el ser: no debo abortar, porque es un niño.

Y luego, buen amigo, lo lógico es que una no aborte por amor a ese hijo; pero ésa es una manera, “la” manera, “la excelsa y maravillosa” manera de cumplir con el deber. Porque es “hacer lo que debes porque quieres”.

Y eso es todo, buen amigo; lamento haberme puesto así. Amicus Plato, sed magis amica veritas. Es que con estas cosas no se puede jugar, por la importancia que revisten y por lo revuelto que está el patio en estos nuestros tiempos. Al decir todo esto, creo estar cumpliendo el precioso encargo del historiador Jean Dumont: “¡Libertad la libertad!”

O, si lo preferís –yo lo prefiero-, concluyo con aquellas palabras de San Agustín: “Eres esclavo del Señor y eres libre del Señor. ¡No busques una liberación que te lleve lejos de la casa de tu libertador!”

Por Mariano

Written by barcelonavida

noviembre 7, 2012 at 7:41 pm

Esta es la «libertad» que ofrece el aborto de Obama

with 15 comments

Un juego de blanco o negro

La política del aborto «libre» de Obama supone de hecho toda negación de libertad con respecto al aborto. Una normativa nueva exige a todas las instituciones católicas susceptibles de suscripción de seguros que incluyan en sus pólizas la cobertura de abortos, esterilizaciones, métodos anticonceptivos y otras actuaciones contra los principios de nuestra confesión. Quedan implicados por esta nueva ley los colegios, hospitales, casas de acogida y un largo etcétera de equipamientos, incluidos los que se dediquen a la beneficiencia

Se produce este nuevo abuso en una legislatura que inició con una campaña electoral en que el ahora Presidente de los EEUU se comprometió a reducir el numero de abortos.

Esta noticia nos recuerda los hitos más decisivos de Obama, en donde podemos apreciar su parentesco con el lobby abortista y los especiales favores y servicios a Planned Parenthood. Así cumple sus promesas.

 

Una normativa destinada a agraviar a la march for life

La gran iniciativa interestatal de la Marcha por la Vida tuvo lugar el día 23 de Enero. Pudimos ver en entradas anteriores que fue todo un clamor en rechazo del aborto. A ella parece estar destinada especialmente la promulgación de la normativa, que tiene por fecha 20 de enero. Costumbres masónicas, en donde siempre tienen significado las fechas en que hacen algo destacado.

 

Y destinada también a agraviar a todos

El juego del Presidente de los E.E.U.U. es muy claro: << «o blanco o negro»: Te impongo un c0lor y si quieres pasarte al otro, deberás radicalizarte al máximo y te atacaré como «integrista». >>

Veámoslo: Hay una excepción contemplada por la legislación vigente de los Estados Unidos para que estas instituciones se salven de esta obligación que va en contra de sus principios y es que la composición de toda su plantilla laboral y de voluntariado sea de confesión católica. Pretenden poner en jaque  a la Iglesia y forzarle a a la discriminación de trabajadores suyos en aras de la defensa de derechos que también son fundamentales, como arma arrojadiza y quizá en el intento de hacer saltar por los aires el ecumenismo, la tolerancia religiosa y el trabajo interconfesional que son frutos del Concilio Vaticano II, fijados por los Papas Juan Pablo II y Benedicto XVI, por lo que forman parte del Magisterio.

 

No podía darse en otro contexto

El lobby abortista siempre ha pretendido la «ampliación de derechos» o la aceptación de los llamados «derechos emergentes» como un paradigma del alcance de una mayor libertad y progreso. No obstante, siempre ha supuesto el aborto una vulneración de derechos fundamentales, no puede ser de otra manera. Sería excepcional el contexto en que una ley despenalizadora del aborto cumpliera directa y evidentemente con los postulados recogidos en su Constitución. No hay paises tan enfermos u oprimidos como para redactar una carta magna tan corrosiva.

Encontramos por todas partes que se intenta prohibir la natural objeción por parte de los médicos, que se censuran muy considerables declaraciones sobre la libertad perdida en la sociedad que sea atacada por el aborto. Vemos que la opresión se vuelve gradualmente mayor, conforme se van discerniendo las realidades y todos se ven más vulnerados. Pronto encontramos con que es necesario transformar el hecho mismo de la humanidad y de la dignidad, si queremos que tenga cabida una actividad como la de matar al no nacido en un entorno que pretenda quedar mínimamente justificado.

El Cardenal Arzobispo de Pittsburg, David Zubik ha dejado bien clara la situación en una carta que será histórica. Como destaca Su Eminencia, se está exigiendo a los católicos «no sólo que violen sus creencias, sino que paguen directamente por esta violación». Dice también que «Este es el ataque del gobierno por decreto, contra todos los derechos de todos. No sólo de los católicos, no sólo de la gente de otras religiones.»

Written by barcelonavida

febrero 3, 2012 at 12:01 pm

Por la libertad informativa en Cataluña. Stop a las ayudas públicas a la prensa, radio y televisíón.

with one comment

Carlos Palos. Por la supresión de las ayudas a la prensa.  Deseamos decirle al Señor Artur Mas:

En un país en libertad todos los agentes sociales deben gozar las mismas oportunidades el gobierno no puede, con el dinero de todos los ciudadanos mostrarse partidarios de unos y detractor de otros. Acabemos con las ayudas a la prensa, la televisión y la radio.  Dejemos que el mercado sentencie quien merece seguir. Las intervenciones en el sistema informativo distorsionan la libertad y la vida social. Lee el resto de esta entrada »

Written by barcelonavida

julio 7, 2011 at 10:01 am

Publicado en Uncategorized

A la calle a defender la vida. Pero sin formato de sacristía.

with 8 comments

Carlos Palos. He visto esta información de Infocatólica sobre una clínica abortista londinense cerrada gracias a la oración de un grupo de personas que rezó ininterrumpidamente durante varias cuaresmas, es decir, durante varios períodos de cuarenta días. Un éxito y un estímulo pues. Y un artículo muy sugerente escrito por un buen periodista. ¿Es esto lo que hay que hacer? Cada cual lo verá a su manera. Personalmente, después de alabar una y cien veces esos grupos de oración persistentes y visibles en plena calle, prefiero una acción más civil. Es verdad que los que rezan tienen más fuerza para defender la vida que los que no rezan, pero no hay que olvidar que estamos defendiendo un postulado de derecho natural, de sentido común, de lógica aplastante.


No es bueno que demos la impresión de que defendemos la vida porque somos cristianos o porque adoramos a Dios que nos dice que toda vida es sagrada, es mejor que lo hagamos desde nuestra coherencia de ciudadanos sanos, sin necesidad de insistir tanto en acciones diabólicas en nuestra contra.
Por eso me gusta la acción de grupos como «A por la vida», que acuden a las puertas de las clínicas abortistas de Barcelona armados sí, con oraciones que van repitiendo en su interior, pero sin ponerse de rodillas ni mostrar rosarios, sino mostrando una sonrisa y un folleto explicativo, como cualquier otro ciudadano, sin hacer cosas raras, más propias de sacristía que de la vía pública.
Pienso que esa acción mala de querernos relegar a las sacristías y querernos alejar de los foros de opinión ha calado también en nosotros, y muchos a la hora de salir a la calle parecen vestirse de sacristía, de rosarios y cosas más o menos extraordinarias y parecen necesitar siempre a un cura que esté con ellos.

Written by barcelonavida

marzo 15, 2015 at 1:20 pm

Publicado en Uncategorized

¿Un cementerio de abortos en Barcelona? Se aceptan ideas.

with 14 comments

El Papa Francisco se acercó a «Taeahdongsan», el «cementerio de los bebés abortados». Un jardín presidido por una estatua blanca de la Sagrada Familia rodeada de cientos de cruces blancas en recuerdo de los niños abortados. Allí el Papa estuvo un rato rezando.

Corea del Sur tiene una tasa de abortos altísimas, según datos oficiales de 2005, 340 mil niños fueron abortados, 440 pudieron nacer. Terrible, casi por cada niño que nace uno es asesinado. La ley coreana es de supuestos, pero allí como aquí la vista gorda frente a las restricciones convierte la ley en la práctica en una de aborto libre.

La visita y el rato de oración del Santo Padre tienen un contenido simbólico elevado.

Primero, por el contraste de la visita al «Hogar de la Esperanza», una institución católica que ayuda a los discapacitados, la mayoría de ellos supervivientes de la masacre abortista.

 

Estamos estudiando la posibilidad de instalar un cementerio como este en la ciudad Condal, meca de abortorios subvencionados con fondos públicos. No debería faltar una estatuilla al doctor Morín, nuestro doctor muerte, y quizá también a aquellos magistrados que en un ejercicio de creacionismo normativo innovaron el sistema legislativo para dejar en libertad al doctor Morín.

 

¿Dónde? pues pensemos en lugares emblemáticos de Barcelona, como la Sagrada Familia, Montjuic o el Tibidabo.

Written by barcelonavida

agosto 20, 2014 at 8:34 am

Publicado en Uncategorized