Barcelona Vida

defensa de la vida y la familia, valores, sociedades intermedias

Posts Tagged ‘sumarísimo

Sobre la sentencia del caso Morín

with 2 comments

A veces el comentario que dejo en una entrada puede ser interesante como entrada en sí, como ocurre con este que he dejado en la que hoy ha escrito Carlos Palos. Por este motivo, lo copio y pego aquí, dejando claro que yo soy el autor del mismo y único responsable, que introduzco esta entrada personalmente por ser co-administrador de este blog, por las consecuencias que pudiera tener.

Encuentro que este fallo sí es de escándalo. porque efectivamente, incita a otros a pecar. Cuando vemos que no se castiga el crimen, que se hace todo lo posible por encubrirlo (aun cuando se ha reconocido), podemos sobreentender que el resultado de una pena no es otro que el de una mala actuación por parte del encausado -que no sabe mentir o comprar a los jueces- o la comisión de un delito que no esté amparado por la propia judicatura. Así, aprendemos que se puede pecar mientras se usen los medios oportunos para permanecer impunes, que la justicia no existe, o que tiene un valor muy inferior al de la astucia o el enchufismo. Desde el momento en que dejemos de creer en la justicia, pecar nos dará exactamente igual y nos ofreceremos a sus múltiples beneficios aparentes, los que aparecen siempre en la tentación. ¿Vamos a pagar todos los impuestos?¿Para qué, si basta con saber trabajar bien con dinero negro, para que no nos multen? Al fin y al cabo, no es peor la evasión de impuestos que el aborto ilegal… Como digo, sí nos puede llevar por mal camino.

Algunos extremos injustificados:

  A) “No se penalizan los abortos ilegales porque las mujeres a quienes se los practicaron, fueron allí por su propio pie y no se las obligó”. En primer lugar, se cumple la promesa de la Viceputa del Gobierno (de Zapatero) María Teresa Fernández de la Vega. Es una muestra de imposición dictatorial, ya que esta personaja ni siquiera es letrado y está fallando de antemano, sin tener arte ni parte en el juicio, sin personarse en la vista, sin ser persona cualificada para hacer nada ni potestada en modo alguno para disponer una sentencia sin que haya ni siquiera juicio sumarísimo.

Quizá el motivo para que no penalicen a estas malas mujeres no sea otro que el de la clientela de Morín, esto es, absolución “mediantibus cuartibus” y anuncia corruptela total y absoluta de la secta que llaman PSOE.

Es injustificable la argumentación para que Morín se salga de rositas. La comisión de un delito no desaparece por la relación clientelar, sino que se confirma mediante la misma. Contravenir a la ley escrita, establecida, promulgada y sancionada a sabiendas es delito aunque no se fuerce a los CÓMPLICES que concurren en el mismo.  No hay precedente de ningún otro caso (Ni por supuesto, jurisprudencia) al respecto. Sí los hay sobre la protección del nasciturus como bien y aún como persona, incluso en casos de herencias ha primado el derecho del feto a los bienes relictos sobre el heredero ya nacido.

¿Conoce alguien a un inmigrante ilegal que no haya venido por su propio pie? Los hay, pero la gran mayoría ha pagado todo lo que tenía para poder embarcarse en una patera o cayuco. Aun así, sigue siendo ilegal, pero pido para ellos la clemencia tan gratuita que a Morín y compañía se ha aplicado por segunda vez.

Y es que esto huele a podrido, francamente. No me va a aguantar una reducción al absurdo. Veamos, por ejemplo… Las víctimas de ETA que han volado en pedazos por sus bombas-lapa. “No fueron obligadas”. Para que el juez tuviera razón en la enorme barrabasada que ha dicho, deberíamos concluir que los etarras que mataron a Carrero Blanco (por poner un ejemplo) no cometieron delito de ninguna clase, pese a todo. No, realmente, no aguanta ni el primer embate, es una majadería, una estupidez de afirmación, lo diga un Magistrado o lo diga el lucero del alba.

B) “No hay nada penable en todo lo presentado” “No existieron las trituradoras de fetos y no hay falsedad documental de ninguna clase”.

O mucho me equivoco, o la FALSEDAD EN LAS DECLARACIONES se puede tomar como falsedad documental, a la vez que como evidente perjurio. Ambas están castigadas por la ley, pero en la primera se encuentra la lamentable característica de concurrir el hecho evidente y probado con la afirmación del magistrado de que no existe. Santiago Morín declaró en el juicio que estas trituradoras se empleaban para eliminar restos de carne de pollos y terneras con un asunto relacionado con la Facultad de Veterinaria. Ergo, reconocía y aprobaba su existencia. Si las había, ¿Cómo puede decir el acusado que sí había trituradoras y oponerse el Magistrado a su declaración al dictar la sentencia? Si no las había, queda probada la falsedad de Santiago Morín, quien declaró que existieron. (Y en caso de que no existieran, también, porque se contradijo en otra jornada de la vista, diciendo que nunca existieron).

Sus compinches manifestaron que se había falsificado sus firmas, que les habían clonado la firma electrónica o que empleaban papeles en blanco con sus firmas y sellos para rellenar los informes psicológicos que no eran obra suya. Otra vez, el acusado reconoce el delito y el Magistrado lo esconde.

Por Luna.

Anuncios