Barcelona Vida

defensa de la vida y la familia, valores, sociedades intermedias

Posts Tagged ‘Xavi Corbella

Dudosa doctrina ética de la factoría del Hospital Sant Pau.

with 6 comments

El gerente del Hospital de Sant Pau de Barcelona, Xavier Corbella, ha presentado un protocolo de actuación en relación al aborto en el que se señala que en el Sant Pau “no se practican interrupciones del embarazo  voluntariamente; se practican interrupciones médicas del embarazo”. “Tú tienes  una madre que tiene un riesgo vital, tu vida corre peligro, tu feto es inviable,  entonces se practica una interrupción médica del embarazo”.

 

La presentación de ese protocolo de actuación, presentado con el supuesto beneplácito del Arzobispado de Barcelona, presente en el Patronato del Hospital, causa cierta extrañeza. Ya Pio XII explicó la doctrina del voluntario indirecto, y la misma Congregación para la doctrina de la fe ha vuelto a presentar esa doctrina en un reciente documento titulado: “aclaración sobre el aborto procurado”:

 

“Por lo que se refiere al problema de determinados tratamientos médicos para preservar la salud de la madre, es necesario distinguir bien entre dos hechos diferentes: por una parte, una intervención que directamente provoca la muerte del feto, llamada en ocasiones de manera inapropiada aborto “terapéutico”, que nunca puede ser lícito, pues constituye el asesinato directo de un ser humano inocente; por otra parte, una intervención no abortiva en sí misma que puede tener, como consecuencia colateral, la muerte del hijo: «Si, por ejemplo, la salvación de la vida de la futura madre, independientemente de su estado de embarazo, requiriera urgentemente una intervención quirúrgica, u otro tratamiento terapéutico, que tendría como consecuencia accesoria, de ningún modo querida ni pretendida, pero inevitable, la muerte del feto, un acto así ya no podría considerarse un atentado directo contra la vida inocente. En estas condiciones, la operación podría ser considerada lícita, al igual que otras intervenciones médicas similares, siempre que se trate de un bien de elevado valor —como es la vida— y que no sea posible postergarla tras el nacimiento del niño, ni recurrir a otro remedio eficaz» (Pío XII, discurso “Frente de la Familia” y a la Asociación de Familias Numerosas, 27 de noviembre de 1951)”.

 

No se entiende por qué no se aplica la doctrina del voluntario indirecto. Si la madre requiere operación para sobrevivir, practíquese de la forma menos intrusiva para la criatura. La posible muerte del feto no será éticamente reprobable.

Es interesante que el Patronato del hospital de Sant Pau aclare que entre los “abortos médicos” no estarán abortos por cuestiones  de enfermedades cromosómicas, como el síndrome de Down y el de Turnessr,  independientemente de que implique una discapacidad física o psíquica, pero con  excepción de casos en que se presenten marcadores adicionales de gravedad de los  apartados anteriores”. Es una pena la inclusión de este último punto (el subrayado es nuestro), que puede llegar a limitar o trivializar lo anteriormente señalado, pues bastaría señalar que se han advertido “marcadores adicionales de gravedad” para practicar el aborto.

Más preocupación causa el documento del Patronato del Sant Pau al señalar que: “También se asume la resolución de aquellos casos en los que se diagnostique  una “anomalía fetal” que de forma altamente frecuente se asocie con una muerte  fetal o neonatal a corto plazo, y también en aquellos casos de dolencias graves  e incurables en las que el desarrollo neurológico impida una vida consciente y  de relación con probabilidad de dependencia extrema y persistente”.

Son numerosos los casos de padres que han decidido seguir adelante en el embarazo a pesar de recibir informes sobre una más que probable muerte a corto plazo y que finalmente se han desarrollado con toda normalidad.

Un documento elaborado por la federación de médicos cristianos, de mayor credibilidad que el institut Borja, publicada dentro de los documentos de la “Pontificia academia de la vida”, señala que los diagnósticos médicos en temas de previsión de muerte prematura y vida vegetativa no son del todo fiables, y que, la vida vegetativa no debe equipararse ni al estado de coma o a la muerte clínica, y que no es una opción éticamente correcta decidir su eliminación.

El juicio del Instituto Borja de Bioética, según el cual: “en caso de conflicto grave, estamos a  favor de la decisión responsable y tomada en conciencia por parte de los  afectados”, es del todo inapropiado, pues la conciencia podrá ser criterio de moralidad cuando se ha formado correctamente. Como recordaba Juan Pablo II: «Entre los medios que el amor redentor de Cristo ha dispuesto para evitar este peligro de error [hace referencia a la conciencia venciblemente errónea], se encuentra el Magisterio de la Iglesia: en su nombre, posee una verdadera y propia autoridad de enseñanza. Por tanto, no se puede decir que un fiel ha realizado una diligente búsqueda de la verdad, si no tiene en cuenta lo que el Magisterio enseña; si, equiparándolo a cualquier otra fuente de conocimiento, él se constituye en su juez; si, en la duda, sigue más bien su propia opinión o la de los teólogos, prefiriéndola a la enseñanza cierta del Magisterio»(17).

Ver también artículo de mossen Custodio Ballester:

http://germinansgerminabit.blogspot.com.es/2012/10/aborto-limitado-en-sant-pau.html?spref=fb

Y mío:

https://barcelonavida.wordpress.com/2012/10/18/el-sant-pau-un-poco-mas-favorable-a-la-vida-y-la-maternidad/

Carlos Palos

 

 

 

 

Anuncios

Written by barcelonavida

octubre 19, 2012 at 1:38 pm