Barcelona Vida

defensa de la vida y la familia, valores, sociedades intermedias

Ante el juez por salvar vidas

with 3 comments


Denunciadas por participar en «operaciones de rescate» ante clínicas abortistas.
«Dicen que amenazamos con el infierno a las mujeres que van a entrar en la clínica, que las tratamos con agresividad, que nos manifestamos gritando consignas», explica a Religión Confidencial Margarita Cabrer, una de las mujeres que, todas las semanas deja sus quehaceres para acudir ante la puerta de una clínica abortista, rezar el rosario, repartir información, hablar con quien quiere pararse, atender a las chicas que van a entrar y también a las que han entrado.

La clínica se ha quejado en reiteradas ocasiones y ha llevado el caso ante la justicia. El 6 de septiembre tres mujeres se sentarán en el banquillo por intentar salvar vidas. Confían en que un informe de la Policía elaborado tras una petición del juez demuestre que no hacen nada fuera de la ley. Pero la clínica cree que su negocio se está viendo perjudicado por la presencia de estas mujeres con sus oraciones. De ahí que hayan interpuesto las denuncias.

Los vecinos las acogen con mucho cariño y la Policía suele tratarlas siempre bien, aunque hay algún caso aislado en el que han recibido alguna amenaza. Pero no les importa y están dispuestas a seguir adelante con su labor.

Written by barcelonavida

septiembre 4, 2012 a 12:15 pm

3 respuestas

Subscribe to comments with RSS.

  1. Pues yo venía precisamente al blog para escribir una entrada sobre el tema, cuando me he encontrado con esta.

    Interesantísimo conflicto en el terreno del Derecho, en donde se ofrecían «derechos» y «servicios» a la mujer mediante el aborto, pero ante la imposibilitación de los mismos, se reclama un pretendido lucro cesante. Obra de esta manera la acusación porque no encuentra otra en que hacerlo, ni cargos ni delitos que imputar.
    Busca una vía reclamatoria de algo que necesariamente, habría de ser legítimo para ser otorgado. No sorprenderá a nadie esta presunción, del tipo que se puede encontrar en cualquier demanda o querella.

    Se puede considerar que hay un lucro cesante cuando quien lo refiere sufre una merma o pérdida de beneficios previsibles y probables a causa de otra parte y como consecuencia de su actuación. Llegando a la vía de reclamación, considero necesario probar las incidencias y mostrar el modo en que éstas han devenido en una pérdida que podía tenerse por obtenida. Difícil será por testificales que las mujeres que han decidido no abortar, convengan en que la única intención de dicha decisión sea la de evitar estos beneficios a la «clínica» abortista. Y aun les reto a mostrar que toda mujer en estado de buena esperanza que pase por delante de su calle y número sea una cliente segura, cuya única intención es la de generar ingresos al abortorio, mediante el sacrificio de su hijo.

    Yendo más allá, les insto a mostrar cómo sus planificada actividad tendría por resultado innegable el monto que reclamen. Hay que llegar a lo probatorio, por lo que necesito que demuestren las cantidades exactas de veneno salino con que quemar a unos hijos o los minutos contados de esgrimir el instrumental quirúrgico para seccionarlos, el coste de la aspiración, de las anestesias, del personal sanitario…

    Pongamos por caso que cuadran todas las cuentas, que encuentran el modo de probar la culpa y responsabilidades que apuntan, que se da por legítimo este beneficio y se considera oportuno y necesario que la cantidad reclamada sea resarcida. Estas tres mujeres demandadas pueden ser las únicas que se libren de una querella por denegación de auxilio, pues el resto de transeúntes y vecinos pueden ser culpables de este cargo: Viendo que unas madres iban a quedar con los hijos difuntos, les han ayudado.

    Luna

    septiembre 4, 2012 at 5:57 pm

    • Muy bien, estamos dispuestos a tratar con las clínicas. Por cada interrupción del aborto les pagaremos el supuesto lucro cesante, estamos dispuestos a vaciar nuestros bolsillos.
      Pero aceptemos también que las funerarias reclamen a los gimnasios por quitarles clientes, y también a los gobiernos por limitar la velocidad y obligar al cinturón…

      carlos palos

      septiembre 5, 2012 at 8:50 am

  2. Y que paguen comisión a las tabacaleras. Dice en las cajetillas de tabaco que «fumar puede dañar a su futuro hijo».

    Oxaì

    septiembre 5, 2012 at 10:38 am


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: