Barcelona Vida

defensa de la vida y la familia, valores, sociedades intermedias

Posts Tagged ‘Cataluña

Se rompe el Barca, se rompe Cataluña, pero nos queda un resto.

with 4 comments

El 7 a cero en la eliminatoria de la copa de Europa me hace pensar que se están encendiendo demasiados pilotos de alarma en Cataluña, y hasta el Barca nos falla. Un Barca que hasta hace poco ofrecía un espectáculo de energía, convicción, arte, equipo y que, repentinamente. parece haberse contagiado de la desgana y el derrotismo que imperan en la calle.

Cataluña está enferma. No sabemos muy bien adónde vamos. Buena prueba de ello es el suicidio poblacional que se está produciendo y que, si bien está en la línea de otros pueblos de Europa, aquí es más fuerte. Los catalanes no desean tener hijos, bien porque un nuevo hijo supone sacrificio y no estamos dispuestos o bien porque ya no creemos que esta vida nuestra valga la pena ser vivida.

Por suerte, con la crisis y el derrotismo, también nos ha llegado un cierto escepticismo hacia determinados credos que nos llevaron a abrazarnos a movimientos como el antiprohibicionismo, el multiculturalismo, el antisistema, el amor libre, el nudismo o el homosexualismo. Por suerte, digo, con la crisis y con la necesidad de preservar la marca Barcelona ente el escaparate del mundo, los políticos y la sociedad han decidido darle la espalda, en parte, a la difusión de esos credos negativos.

El independentismo del Señor Mas y del Señor Oriol Junqueras, dos católicos de los que algunos esperamos más, parece haberse convertido en el único referente que nos aúna, aunque sospecho que, después de la euforia anterior a las últimas elecciones, ya no se respira la misma confianza en esa “tierra prometida” y muchos empiezan a demandar un nuevo discurso que no se circunscriba exclusivamente a una bandera y a un conjunto de agravios. No olvidemos que, como los expertos señalan, un discurso negativo puede conseguir aunar voluntades, lograr la ruptura, pero no puede conformar un gran pueblo. Necesitamos otros mimbres, otros fundamentos, necesitamos encontrar o reencontrar una fuente de energías positivas.

No lo hemos perdido todo. Nos queda la marca Barcelona, la Sagrada Familia, el gótico y el modernismo. Todo ello, resto de una época en la que este pueblo tenía energía, ganas de vivir, deseo de comunicar algo grande al mundo y una fe que aunaba voluntades, como las que convergieron en la catedral del pueblo, Santa María del Mar.

No lo hemos perdido todo, todavía tenemos jóvenes y mayores que luchan para cambiar su entorno, para salvar su familia, para implementar proyectos de futuro que nos puedan hacer grandes. Todavía son muchos los que creen en la familia, en la solidaridad, los que miran a lo alto.  Todavía tenemos un resto que no han doblado sus rodillas a dioses caducos y negativos.

Santi Ferreres Illa

Written by barcelonavida

mayo 3, 2013 at 10:04 am

Publicado en Uncategorized

Tagged with , , ,

7-0. un éxito en Barcelona (Y en toda España)

with one comment

Y llega el gran día. Terminan jornadas de preparativos que son vividas con alegría por nuestros voluntarios DAV, la alegría que transmite el saber vivir la vida y la especial que nos infunde Tania con su carácter amigable, con su manera de hacer las cosas, que es alegre de por sí. Se han tomado ya todas las decisiones, se ha preparado todo el material, impreso y troquelado.  Tenemos ya los nuevos carteles, nos han llegado los envíos  a tiempo, gracias a la diligencia con que se ha llevado todo.

También han llegado las convocatorias a sus destinatarios, como hemos podido comprobar. Y a las 9’30 de la mañana tenemos ya un buen grupo esperando empezar. Están en la plaza de San Jaime, con cierta impaciencia que suele sobrevenir cuando se espera algo bueno.  Se forman colas ante el reparto de gorras, camisetas, banderas, carteles y pancartas y media hora más tarde, se ve ya un buen conjunto, prertrechado para el evento.

La afluencia va aumentando y en poco, somos muchos. Llenamos ya una cuarta parte de la plaza, lo que nos insta a reorganizarnos delante del palacio de la Generalidad, para permitir el tráfico fluido de transeúntes. Hay cierto retraso, provocado por la huelga de metro, que ha motivado que muchos decidiéramos acudir a pié. Nos han pedido que esperáramos cinco minutos a unos autocares que habían de llegar de Manresa y que estaban al caer. Hemos aprovechado para explicar un poco por megafonía que en el día por la abolición de la pena de muerte, estábamos allí reunidos para pedir que no se aplique más a los inocentes, a los hijos en el vientre materno. Se ha dado paso a diversas alocuciones que mostraban mucho del espíritu que mueve a los participantes y de lo amplio de esta gran familia de organizaciones provida, que han concurrido al unísono. Y luego, un grupo de animación ha estado cantando y bailando al son del tambor y del timbal, pertrechado con sombreros mejicanos y pintorescos sombreros de copa.

La marcha ha transcurrido sin incidentes de ningún tipo, pasando entre oleadas de personas que paseaban, aprovechando que hacía muy buen día. Pasando al lado de la Catedral, hemos subido por Puerta del Ángel hasta Plaza Cataluña. La llegada allí ha sido preciosa, un momento de aquellos que resultan verdaderamente memoriables. El tiempo era de primavera pese a estar en otoño, como para recordarnos que la juventud es la primavera de la vida.

El revoloteo de las palomas entre las banderas, el sol filtrándose entre las telas de las pancartas, los globos volando, las nubes preciosa, las flores con su colorido, las fuentes con su alegre canción refrescando el ambiente, entre las risas de los niños… ¡Qué bonito! ¿Cuánta vida había en aquél momento! Parecía destinado a recordarnos la belleza que defendemos. Al llegara a esta plaza, la hemos rodeado y casi se juntaba el principio de la concentración con el final, contorneándola. Todo ha sido allí un festival, entre la alegría de los animadores -que tenían juerga para rato-  y los turistas sorprendidos (Muchos de los cuales se han adherido a la marcha).  Venían a posar junto a mí, por mis atavíos llamativos y tomaban mi bandera de Derecho a vivir, porque querían este recuerdo. Japoneses, ingleses, alemanes… He perdido la cuenta de cuántas nacionalidades. Lo que sí me ha llamado la atencion, que uno a quien tomaba por portugués, ha resultado ser de “Tunisia” (Túnez). He podido ver que nuestra defensa tiene un valor universal, confirmando así mi creencia de siempre, de que es patrimonio de humanidad.

Subir por el Paseo de Gracia ha sido una Odisea, por la afluencia de visitantes a la feria del libro de ocasión. Pero hemos podido sortear las casetas, entre los aplausos y ánimos de la gente, siguiendo así nuestra marcha por otras calles del Ensanche barcelonés, hasta la parroquia d ela Concepción. Ante la misma, hemos leído el manifiesto y tenido una despedida final. luego ha pasado lo que era de esperar, que había pocas ganas de marchar y ha seguido una hora e conversación entre los asistentes, perfecto complemento para la plaza soleada y la visión de este ingenioso conjunto de edificios medievales trasladados. Muchos hemos aprovechado para ir a Misa, que en esta parroquia se celebra con ucha dignidad y hemos quedado muy contentos por el contenido de la homilía de un sacerdote que se vuelca verdaderamente en defender la vida y dejar claras las cosas.

Siempre habrá quien me pregunte cuántos hemos sido. No sabría contarlos, pero la impresión general era que “más de mil”. No sé concretar mucho mejor.

Una pancarta me ha llamado poderosamente la atención por lo concreto y acertado de su contenido: “La pena de muerte no es para inocentes”, decía.

Para ver el éxito arrollador de esta convocatoria en muchos puntos de España y su increíble extensión, os aconsejo que abráis hoy y mañana la página de Hazteoir.

Por Luna.

Los engaños de Más… y de Cáritas

with one comment

Atur + pèrdua de l’habitatge = EMERGÈNCIA SOCIAL (deteriorament personal i social)
El temps s’ha wshaurit: És l’ economia que ha d’estar al servei de les persones

Parece que amplios sectores de la sociedad catalana ven en la independencia el vehículo para recuperar la dignidad. Nadie duda de que la situación es preocupante, pero sería engañoso ver en la economía o en la política la raíz del problema sin percibir que existe una profunda crisis social que se manifiesta por ejemplo en estado de la educación, la inestabilidad familiar, el relativismo cultural y el individualismo.

Hacer creer, a través de unas cifras en algunos aspectos manipuladas, que el problema está la ausencia de autogobierno es engañar a la ciudadanía.

Este engaño no reside exclusivamente en el estamento político. A la salida de una iglesia vi un cartel de Cáritas en el que se hacía presente ese giro economicista.

Parece ser que la cruz de Cristo sigue siendo también para nosotros escándalo y necedad y el dinero “poderoso caballero” y cataplasma para cualquier herida.

Pobres y felices fueron María y José y muchos de nosotros tenemos que imitar ese maravilloso modelo.

Una sociedad que no quiere sufrir decide eliminar vidas molestas hasta percatarse de que la vida realmente molesta es precisamente la nuestra, la que tratamos de defender del dolor y que termina corrompida por nuestro egoísmo.

Written by barcelonavida

septiembre 17, 2012 at 11:07 am

Del Parlamento inglés al catalán: tras la estela de Tomás Moro

with 5 comments

En Inglaterra, en 1534, se exigió a todos los ciudadanos que hubieran alcanzado la edad legal que prestasen juramento al Acta de Sucesión, en la que se reconocía como matrimonio la unión de Enrique VIII y Ana Bolena. Se proclamaba el rey Jefe supremo de la Iglesia de Inglaterra, negando al Papa toda autoridad.

 Juan Fisher, Obispo de Rochester, y Tomás Moro, Canciller del Reino, se negaron a jurar el Acta, y fueron encarcelados en abril de 1534 y decapitados al año siguiente. En un momento en que muchos se doblegaron a la voluntad real, su juramento habría pasado prácticamente inadvertido y hubieran conservado la vida, la hacienda y el cargo, como tantos otros

.Sin embargo, ambos fueron fieles a su fe hasta el martirio.

Tomás Moro es una figura muy cercana a nosotros, pues fue un cristiano corriente, que supo compaginar su vocación de padre de familia con la profesión de abogado y más tarde de Canciller, en una perfecta unidad de vida. Se encontraba en el mundo como en su propio hogar; amaba todas las realidades humanas que constituyen el entramado de su vida, donde Dios le quiso.

Seguramente en tiempos de Moro muchos católicos que no estaban por las tesis del rey emigraron a otros lugares, se decantaron por un apartamiento del mundo o tranquilizaron su conciencia con un “constato que no me afecta o que no puedo hacer nada”.

No fue esa la actitud de Moro, que supo seguir en primera línea, de hecho fue nombrado Canciller después del divorcio de Enrique VIII, y desde allí llevó una acción de gobierno tendente a mejorar la situación y en caso de no lograrlo, a salvar lo salvable. Una acción difícil que fácilmente acarrea críticas de las dos partes pero que los hombres grandes han sabido llevar a cabo con prudencia y sagacidad.

No ha servido de nada, afirmaron los acomodaticios, un martirio inútil. Sin embargo, el paso del tiempo ha dado la razón a Moro, y ahí están, como hijos espirituales de Moro, esa constelación de conversos, teólogos, polemistas, artistas, casi siempre de pluma afilada que todavía hoy en día, o quizá más que nunca, producen frutos de conversiones y de grandeza intelectual en el Reino Unido y en el mundo entero. Podemos citar a Newman y a Cherteston, a Lewis y a Tolkien.

También a nosotros nos toca una época convulsa abierta en tres direcciones: 1. pactar con la presente relajación de las costumbres, 2. apartarse del debate con un prudente no se puede hacer nada y 3. intentar cambiar lo cambiable aun a costa de sufir la incomprensión de unos y otros.

Urge trabajar en esta última línea. Urge trabajar con profesionalidad y  presentar soluciones a los políticos y a la entera sociedad, máxime en estos momentos de crisis en los que se cuestiona el modelo social en todas sus dimensiones y casi nadie es capaz de señalar en dónde está el error del sistema.

La reunión del día 4 de julio con dos parlamentarias de la coalición que gobierna Cataluña es buena prueba de ese camino, habida cuenta de que la comisión que se ha creado contará con una amplia representación de los distintos sectores que han luchado y luchan por la defensa de la vida, desde Pro vida, que lleva 30 años en el frente, a la reciente Cidevida bcn, constituida por Marçal Quintairos y a la presencia de representantes de las diócesis catalanas.

Carlos Palos

Written by barcelonavida

junio 24, 2012 at 12:07 pm

¿Por qué no hubo malos en el hospital de San Pablo?

with 5 comments

 

 

 

Viene siendo habitual que en las crónicas de las concentraciones contra el aborto del 25-V se encuentre la descripción de cómo se ha reunido de forma ilegal una manifestación en contra nuestra con actos violentos o intimidatorios.

Podéis ver que los organizadores contaron con bastantes medios, que editaron carteles y gastaron un buen platal . Sospechoso, muy sospechoso. Esta gente sin oficio -pero con beneficio- siempre disponen de todo lo necesario para perpetrar sus fechorías, también de la necesaria anuencia o despiste por parte de quienes tienen el cometido de evitar que se den actos vandálicos y de preservar la ley y el orden público. Por lo menos, hasta ahora. Parece ser que algunas cosas están cambiando un poco.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ayer no comparecieron estos adláteres y tanto la concentración como la marcha por la vida fueron un remanso de paz. Cabe preguntarse por qué no vinieron.

Las webs que recibían subvenciones increíbles de partidos también increíbles se encuentran al borde de la mendicidad y del cierre, como Kaosenlared. Esta situación les ha llevado a confrontaciones y tensiones internas que se respiran en su anmbiente webero. Parece ser que “el nivel de trabajo de edición era tal” que se “hizo necesario” que algunas personas dedicaran todo el día al mismo, por lo que hubo que fijarles una nómina y “profesionalizarlos”. Aquí se dispararon los gastos, por lo que las arcas quedaron como era de esperar entre anarcoides y algo había que hacer. Así que empezaron a contratar publicidad, lo que sentó como un tiro a sus lectores, que se quejan de que se han “vendido al capital”, de que Kaosenlared “está del lado de la patronal” y lindezas parecidas. Quien quiera calcular el coste de su seguro, ahora lo puede hacer en este portal…

Organizaciones feministas que se habían situado en la vanguardia del cacao y de los palos dejaron de estarlo cuando entraron en coma económico, porque ya no eran útiles o imprescindibles al partido del poder (de antes) y dejaron de percibir la substanciosa financiación que les permitía el lujo de morar en un envidiable pisazo del Ensanche, otrora propiedad de un empresario burgués (del que es forzoso suponer que oprimía al trabajador, naturalmente.)Es el caso del “col.lectiu feminista Caladona”, alojado actualmente en una casa de okupas de la calle Urgelll, traslado de la conocida “karbonera” tras su desalojo. Allá se las entiendan con el colectivo Rimaia, la competencia.

El kapital que todo lo pervierte les ha jugado una mala pasada y cuesta bastante volver a la esquina con el perro ya cebado, la flauta de calidad y la boina rasta de marca. Ya no es lo mismo de antes.

Pero la peor pasada se la ha jugado la realidad, siendo tan real que ya no hay manera de pervertirla. Esa policía que “tortura y asesina” no parece estar mcuho por la labor y queda demasiado evidente su actitud ante tantos testigos. Para empezar, son los mozos de Mas y no la Policía Nacional ni la Benemérita Guardia Civil. Un poco complicado para colgarles las etiquetas acostumbradas, porque el Honorable puede quedar en entredicho. Ni la fantasía más desbordada es capaz de encontrar en su pulquérrima actuación el menor atisbo de tortura ni de asesinato, pero lo que más les duele es la profesionalidad con que se conducen estas fuerzas del orden entre esta ausencia de actos represivos.

Sí, les molesta y deja en evidencia que baste con que los agentes les marquen el terreno que deben pisar y no les dejen pasar de lo acotado, que sean justos y ecuánimes y que cuando escriben un artículo con sus sueños sobre la injusticia que se ha obrado contra ellos, no salgan fotos mejores que la de arriba, tomada de uno de estos mentideros. No pueden mostrar sangre de los suyos, porque no la hay. No se atreven contra ellos porque saben que su postura es firme y que las cinco o nueve “bombonas” que acompañan a la manifa no son para trasladar a los agentes, sino a los detenidos que haya menester. Se acabó lo de orinarse encima de ellos .

Y además toman grabaciones de vídeo para los atestados que hubieran de hacer, teniendo bastante fichados a algunos energúmenos habituales. Esto les para más los pies que si la policía torturase de verdad y asesinase al primero que pasara. Se ven como ovejas conducidas al redil y no encuentran otro medio de evitarlo que el abucheo con la mitad de la boca que no es visible, la cacerolada desde algún piso estratégico en la avenida Gaudí o el lanzamiento de objetos . ¡Qué distante esta actividad de la de aquellos “chisperos” del 2 de mayo madrileño!. Normal: Hay valores que promueven unas actitudes y carencias de ellos que las frenan.

Hay más, claro que hay más. Cada vez que “no hay malos”, hay alguno. Pocos, muy pocos. Porque ellos se dividen entre solidarios y aguerridos, por decirlo de una manera elegante. Los aguerridos quedan siempre, aunque no les hayan enviado a sabotear nada, aunque no sea requisito para que se les mantenga su “asociación” con el cheque trimestral. Son la parte más noble de esta facción, verdaderamente dignos de servir a una causa mejor -aunque no lo sepan.- Si no fuera porque el mal y la pena quedan hechos y porque ofenden a Dios y a la Santísima Virgen, me gustaría ir acompañado de sus gritos. Lo siento, soy así de íbero y admiro él valor. Valor que es necesario para ser tres ridículos entre doscientos, para silbar un poco en lugar de tirar piedras, para llevar las de perder en todos los sentidos y ser casi ignorados en el meollo. “Casi”, porque rezamos por ellos.

Y sigue habiendo más. El laberinto se les hace ya mareante. Si resulta lioso de sí el intento de justificar que matar a tus hijo es derecho de la mujer entre los abusos del macho, decir que somos “ultracatólicos” cuando hay protestantes y hasta ateos entre nuestras filas, decir que estamos en connivencia con la Confrencia Episcopal y no encontrar jamás a Rouco Varela por allí, mantener que la marcha la organizan partidos “ultraderechistas” cuando casi  no tenemos en España  nada más a la derdecha del PP, es complicado. Pero oir que como cristianos reclamamos a nuestros obispos que regulen la situación en estos hospitales participados por la Iglesia o se retiren de ellos, ver cómo no nos paramos en barras en denunciar su falta de providencias al respecto y que en esto vamos más allá que ellos -que son anticlericales- les rompe los esquemas.

Esquemas que ya estaban rotos de antemano, porque no hay maners de ocultar que el aborto es una versión muy mal encuberta de violencia doméstica y que es la única “de género” por definición. Si a esto unimos los afanes anarcoides que les impulsan, encontramos el sinsentido de estar pugnando por conformar una civilización determinada dentro del establecimiento de una legalidad hecha a su medida y en contrasentido lógico, que resulte agraviante para la mujer en nombre de su libertad, mientras vituperan a quienes exigen que se deroguen unas leyes, que haya mayor respeto para el sexo femenino y la humanidad en general. Y lo hacen sabedores de que las conciencias ajenas no sufren por doblepensar, mientras que las suyas no salen de la obsesión. Sencillamente, porque no tienen salida.

Escribir en sus panfletos que vamos robando todo el santo día y que vendemos niños, que somos millonarios supone el reparo de contemplarnos luego en nuestra salsa y saber que han mentido. Si no les llega el arrepentimiento, sí puede hacerlo la vergüenza de que se nota demasiado su ficción, porque se han acogido a suposiciones inverosímiles.

Esto y ser cuatro cuando fingen que nosotros somos la excepción, los monstruos de vitrina, puede tener mucha fuerza disuasoria. Además, no arman el ruido que quisieran -como nosotros tampoco lo conseguimos- debido a una “omertà” o ley del silencio vigente en los medios de comunicación, que no cubren la noticia, la inventan (Como hizo La Vanguardia meses atrás) o la difunden con el rigor de Intereconomía, en donde no cabe lo panfletario que desearían y sí se dan muestras de absoluta realidad.

Y aquí está el motivo último de por qué no vienen ya. No es que se hayan cansado, tampoco son desertores. Sencillamente, ya no les llaman. El dispositivo policial cuesta un ojo de la cara, pero es necesario ponernos a un centenar de Mozos de Escuadra para evitar los disturbios que causa esta gente, mover una veintena de furgonetas policiales, una tropilla añadida de Guardia Urbana que corte las calles, etc… Cada festín no autorizado cuesta una millonada y la Delegación del Gobierno ha de estar harta de estos dispendios. Saben allí que la estrategia adoptada por los hospitales participados por la Iglesia es la de derivar los abortos a otros que no lo estén, que Sus Eminencias piensan cubrir el expediente con esta actuación, para presentar unas gestiones “saneadas” o blanquear los sepulcros con una mano de cal. Lo importante es ahora que pasemos desapercibidos para que se “aparque” el tema. Han visto que no nos pueden dar miedo con estas manifestaciones, que permanecemos inalterables y nunca respondemos a ninguna provocación y que aun aumentan la publicidad al agrandar la “movida”, por lo que la mano negra que les enviaba ha decidido que es mejor que brillen por su ausencia.

Va a ser que una mano no puede pensar, pero no se ha dado cuenta de que lo que verdaderamente sucede allí no es que se pongan en ridículo unos exaltados intransigentes al mostrar histeria permanente y violencia contra quienes no responden nunca. La noticia es que allí logramos las necesarias Intercesiones del Espíritu Santo y de la Santísima Virgen y que por su Mediación vence la vida. No es por otro motivo que nos reunimos.

Por Luna